4 de julio de 2014 20:14

Gabby falleció y ahora su familia lucha contra la agresión a mujeres

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 48
Triste 9
Indiferente 3
Sorprendido 7
Contento 0
Cristina Márquez. Redactora
Riobamba

Gabby tenía 19 años cuando se quitó la vida una tarde de abril. La depresión, la angustia y los continuos ataques de estrés post traumático que sufría después de haber sido violentada sexualmente la obligaron a tomar esa decisión.


Su vida cambió el 2 de julio del 2013, cuando salió de su casa con dos amigos cercanos. Ella los acusó de haberla violado. “Gabby me contó lo que le había pasado 15 días después. Nos abrazamos y nos sentamos a llorar las dos”, recuerda su madre Jeaneth C.

Cuando la joven supo que otra amiga suya estuvo cerca de ser agredida por las mismas personas, decidió que era necesario acudir a la Fiscalía de Chimborazo para denunciarlos. Eso ocurrió un 22 de Julio, Gabby se sentía temerosa pero segura.

Ese día empezó una lucha legal para su familia. La joven y su madre se dedicaron a contactar a otras chicas que también fueron víctimas de violaciones y las motivaron a denunciar.

“La única forma de terminar con estos delitos, es hablar sin miedo a ser juzgadas por la sociedad. Muchas personas dicen que eso sucede por la forma de vestir de una mujer, pero eso no es así, no hay justificación para una violación”, dice Jeaneth.

Ocho meses después de denunciar su caso en la Fiscalía sus presuntos agresores seguían libres, incluso en ocasiones, se encontraban en la calle. Según sus familiares, Gabby no soportó esa depresión y por eso se suicidó.

Gabby


En una carta, la joven le pide disculpas a su familia y amigos por la decisión que tomó. También les pide a las autoridades que se haga justicia para que ninguna otra chica pase por el mismo dolor que ella pasó.

Así, para cumplir con esa voluntad sus amigos y compañeros de la Universidad Nacional de Chimborazo, donde Gabby estudiaba enfermería, iniciaron una campaña en las redes sociales con el hashtag #niunamujermás, y #JusticiaparaGabby.

La campaña consiste en tomarse un selfie (autoretrato), sujetando un cartel que contenga frases de apoyo a la causa, así como también reflexiones sobre el respeto a las mujeres y la violencia.

“Lo único que queremos con esta campaña es que se haga justicia, nadie me va a devolver a mi hija, pero al menos que sus agresores paguen el daño que nos hicieron”, dice Fernando, su padre.

Sus presuntos agresores fueron detenidos el primero de mayo pasado, en Quito y Cuenca. Además se allanaron sus viviendas para recuperar evidencias como fotografías, computadoras, prendas de vestir y bebidas alcohólicas, que según la Fiscalía, determinan indicios de responsabilidad penal.

Después de que se conociera el caso de Gabby, otra joven denunció a las mismas personas. Su caso está cerca de entrar a la etapa de instrucción fiscal.

“Además de los dos casos que ya se han investigado, hay nuevas denuncias en contra de las mismas personas que este momento están en indagaciones previas. Los agentes fiscales de la Unidad Especializada de Delitos Sexuales ya están investigando”, explicó Diego Andrade, Fiscal de Chimborazo.

Entre tanto, Stalin Aldaz, abogado defensor de la familia de Gabby espera que la primera semana de agosto concluya el periodo de instrucción fiscal. Después, los acusados tendrán dos instancias de apelación antes de conocer una sentencia definitiva. Mientras avanzan las investigaciones, ellos permanecen privados de su libertad en el Centro de Rehabilitación Social de Riobamba.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)