2 de junio de 2015 11:07

La reunión entre Municipio y dirigentes de sectores cercanos al relleno sanitario El Inga aún no se define

Los comuneros cercanos al relleno sanitario El Inga se quejan de la falta de obras, ofrecidas por el Cabildo, en relación a la afectación que ha causado el botadero. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

La disposición final de desechos en El Inga se la realiza mediante cubetos que son celdas de gran tamaño en donde se arrojan los desperdicios comunes. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 15
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Valeria Heredia
Redactora (I)

Los comuneros de las zonas aledañas al relleno sanitario El Inga, localizado en la vía E35 (conexión Los Chillos-Aeropuerto Mariscal Sucre de Tababela), están en un compás de espera. Esto ocurre tras pedir una reunión con el alcalde Mauricio Rodas, el pasado martes 26 de mayo de 2015.

Ese día, también, se realizó una paralización en el depósito, ya que cerca de 50 pobladores de las comunidades de Santa Ana, Itulcachi y El Inga Bajo impidieron el paso de los camiones como una forma de protesta a la falta de acciones de las autoridades municipales.

Su malestar se basó en varios puntos: el manejo de los desechos en el relleno, la falta de obras en las comunidades...

Fabián Alquinga, dirigente del barrio Inga Bajo, señaló que, el viernes 29 de mayo de 2015, recibieron un documento del Cabildo quiteño. En este se contempla que la reunión se la llevaría a cabo en los próximos días.

Para él, se espera que se lo haga en esta semana, porque es un tema vital para las comunidades que conviven con el relleno. "Queremos llegar a acuerdos para mejorar la situación en el depósito y, por supuesto, en las comunidades, que han sido olvidadas por las autoridades".

En esto coincide Marcelo Escorza, dirigente de Itulcachi. Para él, se han realizado pocas obras en los sectores cercanos. "Nosotros aceptamos el relleno porque nos prometieron que tendríamos obras. Pero nada".

Son varios los efectos negativos que trajo la presencia del relleno. Dos de estos son: los malos olores y las ratas.

Luz Pesantes, moradora, relató que es complicado vivir en estas condiciones, pero se han acostumbrado. Por lo que solicita que se tomen cartas en el asunto. "Necesitamos que las autoridades pongan atención a nuestros pedidos; por lo menos que se hagan las obras que nos prometieron".

Según información proporcionada en la Municipalidad se desconoce la fecha exacta en la que se hará dicha reunión.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)