8 de septiembre de 2017 16:38

El restablecimiento del agua potable en Esmeraldas no llega a todos los sectores

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Marcel Bonilla

Cinco días después de haberse suspendido por segunda ocasión el servicio de agua potable en Esmeraldas, en menos de un mes, los ciudadanos continúan abasteciéndose del líquido a través de 45 tanqueros que han sido destinados para proveer del servicio a los habitantes.

Un problema eléctrico en la planta de agua potable que abastece a Esmeraldas, Atacames y Rioverde, provocó la suspensión del bombeo el pasado martes 5 de septiembre. Hasta la tarde de este viernes 8 de septiembre de 2017, el 80% de la población de Esmeraldas seguía esperando el servicio.

Esta madrugada, unas 100 personas del sector 15 de Marzo, sur de la ciudad, donde se ubica el punto de abastecimiento de tanqueros, esperaban un turno para llenar sus tanques y baldes.

En la planta de agua, ubicada en la parroquia San Mateo, también se registraron roces entre los esmeraldeños que acudieron para llenar con tanqueros, pero elementos de la Armada evitaron que los problemas pasaran a mayores.

El presidente Ejecutivo de la Empresa de Agua Potable, Juan Carlos Córdova, señaló que hacen todo lo posible para entregar el agua en todos los sectores de la ciudad, pero reconoció que es grande la demanda.

Alexandra Guagua, del barrio El Embudo, permanecía hasta la tarde de este viernes con sus tanques en las afueras de su casa esperando que llegara un tanquero; lo esperaba desde las primeras horas de la mañana.

“Somos 40 familias que vivimos aquí las que hemos padecido siempre por el agua potable, pero ahora con los problemas la falta del servicio es mayor”, según Guagua.

Tras los trabajos en el sistema eléctrico de la planta de agua, la distribución por tubería empezó a restablecerse, pero no ha llegado a todas las casas.

La desesperación llevó a los habitantes de barrios como El Bolsillo y San Martín de Porres a cerrar las vías y quemar llantas como medida de protesta ante la falta del líquido vital.

El pasado miércoles, en horas de la tarde, unos 500 esmeraldeños salieron a las calles en un plantón denominado ‘Un pitazo por el agua’. Los protestantes llegaron con pancartas a solicitar agua para los esmeraldeños y lanzaron consignas contra los representantes de la empresa de agua potable en liquidación.

“Es el colmo que una ciudad de más de 200 000 habitantes esté sin agua la mayor parte del tiempo”, señaló Patricio Recalde, uno de los que convocó a la protesta por el agua.

Uno de los problemas de la EAPA-San Mateo es la deuda de USD 18 millones que mantiene con CNEL, que debe ser cancelada dentro del proceso de liquidación, antes de que pase al Municipio de Esmeraldas, que deberá asumir las competencias como dice la Constitución.

El traspaso de las competencias y la información sobre los contratos con las tres empresas que construyen el nuevo sistema regional de agua potable son unos de los pedidos de los representantes del Comité de usuarios del servicio de agua potable, que ha empezado un proceso de vigilancia y la eliminación de planillas acumuladas por un servicio que no reciben.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)