7 de December de 2009 00:00

Reprimen manifestaciones contra Presidente de Irán

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Teherán, ANSA

Fuerzas de seguridad iraníes reprimieron hoy con gases lacrimógenos y golpes nuevas manifestaciones convocadas en Teherán por el día del estudiante y en protesta contra el resultado de los comicios del 12 de junio, donde según testigos hubo numerosos heridos y detenidos.

La policía reprimió a manifestantes en la Plaza Enghelab, en cercanías de la universidad central de la capital y bloqueó el acceso a las casa de estudios, mientras grupos de estudiantes se movilizaron al grito “Dios es grande”, con frases contra el gobierno del presidente Mahmud Ahmadinejad.

Testigos reportaron que los incidentes se produjeron dentro y fuera de la universidad de Teherán y en los alrededores, como así también en la Plaza Vali Asr, donde se produjeron choques entre policías y manifestantes.

De la represión, dijeron fuentes de la oposición, participaron las milicias Basiji, en especial en acciones dentro de las universidades.

Incidentes similares se registraron en la universidad Sharif, el centro científico de mayor prestigio en Irán.

Las fuerzas de seguridad iraníes fueron desplegadas en un operativo en los principales puntos de Teherán, con mayor presencia policial en la Plaza Haft Tir.

Testigos manifestaron a ANSA que la policía recurrió a gases lacrimógenos, golpes con bastones y disparos al aire para dispersar manifestantes, muchos de ellos heridos y vistos ensangrentados en las calles.

Más de diez mujeres, madres de jóvenes muertos en protestas anteriores, fueron arrestadas cuando se reunían, como cada semana, en un parque de Teherán, reportó el sitio reformista Mowjcamp.

Las mujeres fueron arrestadas cuando realizaban la reunión en el Parque Laleh, centro de la capital.

La policía reprimió al mediodía una nueva concentración, convocada por los estudiantes en la Plaza Enghelab, desde donde los manifestantes se disponían a marchar hacia la universidad de Teherán.

Testigos dijeron a ANSA que eran miles las personas reunidas cuando la policía atacó a los manifestantes y detuvo a muchos de ellos.

Hubo personas que fueron perseguidas en calles adyacentes a la avenida por donde se desplazaba la columna que intentaba llegar a la universidad, mientras fueron incendiados cestos de basura.

La televisión estatal se limitó a informar que la oposición había intentado realizar protestas y dijo que fueron neutralizadas por la “presencia de fuerzas antimotines”. 

El gran ayatolá Nasser Makarem Shirazi, vinculado al sector conservador, llamó hoy a una “tregua” en las tensiones políticas, que según dijo pueden resolverse a través de diálogos entre el gobierno y la oposición.

La jornada del estudiante se conmemora cada 7 de diciembre en Irán, aniversario del asesinato de tres universitarios en 1953 durante una visita del entonces presidente de Estados Unidos Richard Nixon.

La policía iraní había advertido que reaccionaría
“severamente” contra manifestaciones que considere “ilegales” , ante las protestas convocadas para hoy.

El gobierno, asimismo, dispuso la limitación de acreditaciones a la prensa extranjera, por lo cual los periodistas no tuvieron la posibilidad de cubrir las manifestaciones y debieron permanecer en sus oficinas.

Desde la tarde del sábado las conexiones de Internet con sitios extranjeros fueron bloqueadas o tuvieron dificultades, como ocurrió en otras protestas.

La oposición persiste en su reclamo contra el resultado de los comicios de 12 de junio, que fueron considerados fraudulentos y en los cuales logró su reelección Ahmadinejad, según cómputos oficiales.

El ex candidato presidencial Mir Hossein Mussavi aseguró el domingo que la oposición mantiene su decisión de avanzar en una “era de reformas”, pese a las presiones del gobierno.

“Es amargo constatar que los mismos errores son repetidos por las autoridades, que insisten en que la era de las reformas concluyó. Después de todas las presiones, el movimiento no terminó”, sostuvo en un comunicado difundido por el sitio de Internet Kaleme.

Por su parte, el ex presidente iraní Akbar Hashemi Rafsanjani sostuvo que en Teherán “no hay tolerancia para las críticas constructivas” y exhortó a establecer un “clima de libertad”. 

Rafsanjani, cuyas declaraciones fueron reportadas el domingo por la agencia Ilna, habló en un encuentro con universitarios de la ciudad de Mashhad.

El ex presidente es jefe del consejo para la determinación de los intereses del estado y de la Asamblea de los Expertos, que tiene potestad para desplazar a la guía suprema.

Irán, manifestó, “tiene hoy mayor necesidad de unidad”, pero el consenso es posible “sólo bajo el paraguas del respeto a la gente”

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)