10 de septiembre de 2016 12:09

El registro del Patrimonio Inmaterial de Quito se entregó hoy en el Salón de la Ciudad

El animero de Puéllaro forma parte del patrimonio inmaterial que está en riesgo de desaparecer. Foto: EL COMERCIO

El animero de Puéllaro forma parte del patrimonio inmaterial que está en riesgo de desaparecer. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Betty Beltrán
(I)

El último animero de Puéllaro, Enrique Ángulo, fue el invitado de honor del programa de entrega simbólica de los resultados del estudio del Registro del Patrimonio Cultural Inmaterial y Sonoro del Distrito Metropolitano de Quito. El evento se realizó hoy, sábado 10 de septiembre del 2016, en el Salón de la Ciudad.

En la investigación, que duró un año, junto a los actores representativos dueños de estos saberes, se evidenció que hay 502 patrimonios inmateriales (saberes entre leyendas, fiestas, actividades...) y de los cuales 167 están en riesgo de desaparecer.

Y del patrimonio sonoro se identificaron 345 saberes, de los cuales 200 son bienes documentales y representaciones.

La fragilidad de estos saberes radica, indicó Angélica Arias, directora del Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP), en que a veces los custodios de esas manifestaciones no los traspasan a otras generaciones. En esta situación está el animero de Puéllaro.

Angulo señaló que "los jóvenes ya no quieren seguir mis pasos de convocar a las almas. A mis más de 80 años estoy solo y tras mi muerte esta tradición -que se replica en el Día de Difuntos- desaparecerá". El hombre aspira que el cura de Puéllaro haga una convocatoria y se busque a su sucesor.

Tras la identificación y el registro, que es el primer paso, se creará la política de salvaguardia y se establecerá como una línea de acción clara para empezar a preservar. Habrá una tarea de difusión e investigación de todo ese patrimonio, señaló Arias.

Los resultados de la investigación (en un CD) se entregarán a todos los ciudadanos que se acerquen al IMP (ubicado en la esquina de las calles García Moreno y Manabí) y lo socialicen.

Con este evento, en el cual también hubo mucha música, finalizó la semana de celebración de los 38 años de la Declaratoria de Quito como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

En el escenario del Salón de la Ciudad actuaron: el guitarrista Julio Andrade, el duo Vega Ortiz de Nanegal, la banda La original Campiña de El Inca, el pianista Vinicio Estrada y el ultimo animero de Puéllaro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)