9 de April de 2010 00:00

Los recursos del ITT no irán a las áreas indígenas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción  Sociedad
sociedad@elcomercio.com

Las comunidades indígenas y afroecuatorianas que ocupan 5     millones de hectáreas de territorio en el país  ya no recibirán recursos por cuidar sus bosques.     Estas quedaron fuera a raíz de  las  modificaciones que se hicieron en el   fideicomiso de la Iniciativa Yasuní-ITT.
  
En  la propuesta original del acuerdo, que   servirá para administrar los fondos,  se preveía ayudar a las comunidades con aportes para capacitación, educación y programas de salud. Según   Roque Sevilla, ex presidente del Consejo Administrativo,  “el objetivo  era incentivar a que ellos sean los guardianes de esos bosques, a cambio de un pago  por hectárea conservada”.
 


Las  modificaciones
 Quedaron fuera  de la asignación de recursos    las 5 millones de hectáreas de territorios de las comunidades indígenas. Fueron excluidas porque la disposición presidencial es que solo se incluyan a las 5 millones de  hectáreas de las áreas protegidas .   
 El Comité Directivo  ahora tiene 6 representantes con voz y voto para  la toma de decisiones . Tres serán del Gobierno, dos de  los contribuyentes y uno de la sociedad civil. El Gobierno tendrá voto dirimente y el PNUD  solo tendrá voz. Aún no hay reglamentos para la designación.
El término donante  que contenía el fideicomiso anterior fue reemplazado por el de contribuyente. Esto porque el Ejecutivo  considera que se trata de un proyecto conjunto entre Ecuador y los países contribuyentes de responsabilidad compartida sobre el cambio climático.
 Desapareció     la participación del Fondo Ambiental  Nacional (FAN). En el anterior documento se establecía que si no se consolidaba el fideicomiso, parte de  los recursos pasaban al FAN. En el actual, el Estado es el único ejecutor soberano de los proyectos en las áreas determinadas.El ex funcionario dijo:  “Malentendieron esto, sobre todo Alexis Mera (asesor jurídico de la Presidencia), al creer que se trataba de crear otro parque nacional de 5 millones de hectáreas”.
 
El temor es que desaparezcan poco a poco  los bosques que aún se conservan en estos territorios. Uno de estos bosques es aquel que va desde el este de  Tena   hasta cerca de  la frontera con el Perú. Hoy  pertenece a la Organización de Pueblos  Indígenas de Pastaza y aún está conservado. 
 
Sin  ingresos económicos ni   restricciones sobre estas zonas, los indígenas y afroecuatorianos se verán seducidos  a explotar la madera. Y esto contradice con uno de los propósitos del fideicomiso: frenar la deforestación.

Carlos Larrea, asesor de la Iniciativa,  indicó que si bien los territorios indígenas quedaron  fuera, las comunidades podrán postular con sus proyectos para la entrega de los recursos económicos.

Sevilla y Alberto Acosta, ex ministro de Energía y uno de los mentalizadores del proyecto, coincidieron en que la decisión del Presidente de aprobar el nuevo instrumento fiduciario es una buena señal para  la Iniciativa.

No obstante, Esperanza Martínez,  del colectivo Amazonía por la Vida, prefirió ser   cautelosa. “Después de lo ocurrido en estos tres años, es preferible mantener la serenidad ante uno  u  otro anuncio. Mientras no esté  firmado el fideicomiso no celebraremos”.

Acosta  está de acuerdo con que el país tenga soberanía para determinar los proyectos de inversión. Pero también  advirtió que los aportantes exigirán seguridad de que los recursos irán a los sectores establecidos.
  
Entre tanto,  el nuevo fideicomiso llegó el miércoles al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Quito y ayer fue remitido a Nueva York, para que sea analizado por la Oficina de Multidonantes. Además, hubo una reunión  entre José Manuel Hermida, representante del PNUD, y la ministra de Patrimonio, María Fernanda Espinosa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)