5 de enero de 2017 18:26

Rafael Correa pide se conozcan pronto involucrados en sobornos de Odebrecht en Ecuador

Rafael Correa también señaló que se van a terminar otros contratos de forma unilateral como la plataforma social del sur, en Quitumbe, y el galpón de Correos del Ecuador al norte de Quito. Foto: Tomada del Flickr de la Presidencia

Rafael Correa también señaló que se van a terminar otros contratos de forma unilateral como la plataforma social del sur, en Quitumbe, y el galpón de Correos del Ecuador al norte de Quito. Foto: Tomada del Flickr de la Presidencia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 35
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 3
Contento 6
Agencia EFE

El presidente Rafael Correa expresó el jueves 5 de enero del 2017 su esperanza de que se conozcan pronto los nombres de los presuntos involucrados en los sobornos de la empresa brasileña Odebrecht en Ecuador que supuestamente fueron por USD 33,5 millones.

"Ojalá den los nombres pronto de los corruptos, les aplicaremos con todo rigor la ley", dijo Correa en un acto público en el que reiteró que el único contrato vigente de la empresa brasileña en Ecuador lo tiene el Municipio de Quito.

El martes 3 de enero, el fiscal general, Galo Chiriboga, informó de que un juez resolvió que durante las investigaciones de los contratos con Odebrecht, las instituciones públicas se abstengan, temporalmente, de contratar con esa compañía brasileña.

La Fiscalía envió el 29 de diciembre del 2016 el pedido de asistencia penal internacional a Estados Unidos dentro de la investigación previa "por presunto cohecho" en el caso Odebrecht.

A finales de diciembre, Andrés Páez, candidato a vicepresidente de Ecuador por el movimiento opositor CREO, anunció que de ser necesario viajará a EE.UU. en busca de información en el caso.

En una entrevista con Ecuavisa, Páez consideró entonces que lo que el Gobierno ecuatoriano "debería hacer es simplemente acudir al Departamento de Justicia de Estados Unidos y pedir que la lista (de los supuestos involucrados) se publique".

Páez apuntó que si el Gobierno no acude en busca de esa información, lo hará él.

"Acudiré ante el juez de la corte de Nueva York para presentarme como tercero interesado y para exigirle, a través de la normativa vigente en los Estados Unidos, que se revele esa lista porque el Ecuador exige conocer quienes son los autores de este nuevo atraco al Estado ecuatoriano", subrayó entonces.

El 26 de diciembre, el Gobierno ecuatoriano señaló que no aceptará "sin pruebas ni beneficio de inventario" las versiones de funcionarios de Odebrecht sobre supuestos sobornos de la empresa.

"Tampoco aceptaremos, sin pruebas ni beneficio de inventario, las versiones de los directivos de una empresa que se ha declarado culpable de actos de corrupción y que para atenuarlos, literalmente negocia su responsabilidad ante la Justicia estadounidense con millonarias multas de por medio", indicó el Gobierno en un comunicado difundido por la Secretaría de Comunicación (Secom).

Sobre el comunicado, Páez apuntó que "pensar que en los actos de corrupción se van a registrar documentos, recibos, comprobantes, facturas o escrituras es una barbaridad".

En el escrito difundido por el Gobierno, la Secom consideró que "el ejemplo que pone el Departamento de Justicia de Estados Unidos como caso de corrupción es por demás desafortunado, ya que argumenta que funcionarios públicos recibieron coimas en el año 2007 y 2008, precisamente cuando Odebrecht fue expulsada del país".

Correa, en el poder desde 2007, expulsó a la firma brasileña en 2008 por irregularidades en la construcción de la hidroeléctrica San Francisco.

Odebrecht volvió a Ecuador en 2010, luego de que "aceptara todas las condiciones exigidas por el Gobierno Nacional", señaló la Secom en su comunicado, en el que apuntó que el "único" contrato vigente que tiene la firma brasileña es la construcción de la segunda fase del Metro de Quito por USD 1 538 millones.

El 22 de diciembre, el Gobierno exigió que sean revelados los nombres de quienes pudieron estar involucrados en supuestos actos corruptos "para determinar si hubo funcionarios públicos involucrados en una presunta red de corrupción" o personas que, en nombre del Gobierno, "podrían haber cometido irregularidades".

Esa fue la primera reacción gubernamental después de que el 21 de diciembre se conociera información procedente del Departamento de Justicia de EE.UU., según la cual Odebrecht supuestamente pagó aproximadamente USD 788 millones en sobornos en 12 países de América Latina y África.

El informe del Departamento de Justicia indica que en Ecuador, entre 2007 y 2016, Odebrecht presuntamente hizo pagos corruptos por más de USD 35,5 millones a "funcionarios del Gobierno", lo que le generó unos beneficios de más de USD 116 millones.

El secretario jurídico de la Presidencia de Ecuador, Alexis Mera, aseguró entonces que el Ejecutivo no va a proteger ni a encubrir a ningún responsable en eventuales actos corruptos, sino a favorecer las investigaciones. "No nos importa que caiga quien caiga", dijo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (10)