10 de junio de 2015 08:27

Rafael Correa llamó a reducir las desigualdades antes de inicio de cumbre UE-Celac

La canciller alemana, Angela Merkel (centro), la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (izq), y el presidente de Ecuador, Rafael Correa, asisten a la cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno de 61 países de la Unión Europea (UE) y de la Comunidad de Est

La canciller alemana, Angela Merkel (centro), la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (izq), y el presidente de Ecuador, Rafael Correa, asisten a la cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno de 61 países de la Unión Europea (UE) y de la Comunidad de Estados Americanos y Caribeños (Celac) que se celebra en Bruselas. EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 102
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 3
Contento 150
Agencia AFP

La cumbre de la Unión Europea (UE) y la Celac, a la que asistirán unos 40 mandatarios de ambas regiones, comienza este miércoles en Bruselas con un llamado previo del presidente ecuatoriano Rafael Correa a reducir las desigualdades en la "región más inequitativa del planeta".

"América Latina sigue siendo la región más inequitativa del planeta, tenemos los recursos para eliminar la pobreza, no lo hemos hecho por la concentración de la riqueza", dijo Correa en un discurso de apertura de un foro empresarial en Bruselas antes del inicio oficial de la cumbre.

Correa, cuyo país ocupa la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) , pidió ante empresarios europeos y responsables de las instituciones europeas "la generación de empleo justo" y subrayó que la "difusión del conocimiento y el fortalecimiento de las capacidades y talentos" son herramientas para
"disminuir la inequidad".

Poco antes, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, había señalado en el mismo foro que el objetivo de la asociación de la UE con la región de la Celac era el de cambiar "un modelo basado en la exportación de bienes hacia un modelo basado en el conocimiento".

Como prioridades Mogherini enumeró la necesidad de invertir en infraestructuras, transporte y tecnologías de la comunicación.

La cumbre de este miércoles y jueves reúne en Bruselas a casi todos los líderes de los 28 países de la Unión Europea, a diferencia de las delegaciones de los 33 países miembros de la Celac en donde se registran notables ausencias, entre ellos el cubano Raúl Castro o la presidenta argentina Cristina Kirchner.

Venezuela, objeto de diferencias 
El venezolano Nicolás Maduro decidió no hacer el viaje. En su lugar lo representa el vicepresidente Jorge Arreaza que llegó a Bruselas el martes por la noche, indicó una fuente latinoamericana.

La situación política en Venezuela se convirtió el martes en un tema de división entre los países de ambos bloques, en la reunión que mantuvieron los ministros de Relaciones Exteriores, reproduciendo así lo que sucedió la semana pasada en la Asamblea Eurolat de legisladores de la UE y de la Celac.

"Hemos conversado, hubo una evidente preocupación", dijo el martes en rueda de prensa el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.

"Pero también hubo un espacio de solidaridad para que Venezuela salga adelante de algunos momentos de crisis que ha vivido", agregó.

La Celac propuso un párrafo en la declaración final de la cumbre que condena y rechaza las declaraciones de Estados Unidos, que calificó a Venezuela como una "amenaza" a su seguridad.

Sin embargo, esta mención es rechazada por ahora por los europeos. La UE ha expresado en varias oportunidades la “ preocupación ” por la situación política en Venezuela y la de algunos líderes opositores encarcelados.

Los negociadores de ambas partes continuaban este miércoles la finalización del texto.

Fuentes europeas indicaron que había "párrafos" aún abiertos, entre ellos el de Venezuela.

Clima y comercio 
Otras fuentes consultadas precisaron que no estaban aún cerradas las menciones a la no proliferación nuclear y al cambio climático, sobre lo que la UE espera lograr un mayor acercamiento con los miembros de la Celac de cara a la conferencia sobre el clima de París de fin de año.

Una fuente con acceso a las negociaciones precisó que se acordó una declaración política general sobre el clima pero que aún no había acuerdo sobre los objetivos detallados.

Sí hubo en cambio un consenso para pedir el fin del "bloqueo" a Cuba de parte de Estados Unidos, una posición que ambas partes mantienen sin cambios desde hace años. A Europa, que intenta normalizar las relaciones con la isla comunista, le "irrita" el alcance extraterritorial de la ley estadounidense Helms-Burton, freno a las inversiones de sus empresas en Cuba.

Argentina también logró incluir un párrafo que menciona los procesos de reestructuración de la deuda soberana. Según fuentes consultadas, ambas partes "toman nota de las discusiones existentes sobre procesos de reestructuración ", que se llevan a cabo en el marco de Naciones Unidas.

El comercio también está en la agenda. La UE firmó acuerdos de asociación con importantes capítulos comerciales con 26 de los 33 países de la Celac.

Chile y México se encuentran con la UE en un proceso de
"modernización" de sus acuerdos comerciales, con la incorporación de nuevos sectores como el de la energía para el país norteamericano. El viernes la UE y México celebrarán una cumbre para lanzar oficialmente la negociación.

Las estancadas negociaciones con el Mercosur también están en la agenda. El jueves, durante un receso de los jefes de delegación, entre los que habrá 42 jefes de Estado y de gobierno de las dos regiones, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmstrom, se reunirá con los cancilleres de los países del Mercosur. Definirán allí los pasos a seguir.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (9)