29 de December de 2012 00:02

Vendedores ‘importaron’ los monigotes de Guayaquil

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Desde hace tres años, durante los primeros días de diciembre, José Luis Gualotuña viaja a la calle Seis de Marzo, en Guayaquil, para comprar los monigotes de Fin de Año. Esta vez, en un tráiler trajo a 150 muñecos, a los cuales los exhibe en el puente de acceso al barrio Playa Chica, en Los Chillos. Allí, por segundo año consecutivo, alquiló un garaje.

Las figuras más llamativas que trajo consigo son: Spiderman, Hulk, Chucky, Backyardigans, Los Simpsons, Chavo del Ocho, Kiko, Sherk. Sid y los futbolistas de Barcelona. El precio de los monigotes varía entre los USD 25 y 180.

Sin embargo, para los bolsillos más pequeños también se encuentran los muñecos de aserrín en un valor de USD 8 y 10. Éstos últimos son elaborados por él junto a sus primos y cuñados. Se trata de un negocio familiar al que se dedican hace 12 años.

Los “viejos” llegaron a este garaje el 25 de diciembre. Desde ese día se inició la venta. Para Gualotuña la acogida ha sido buena. Con una amplia sonrisa cuenta que hace cinco días vendió un monigote de Michael Jackson que él diseñó. “Es el primero que hice y me fue bien. Aprendí de los señores de la Seis de Marzo y se que aún me falta para igualarlos”, contó el vendedor.

Lo mejor para Gualotuña es que el monigote, que elaboró en una semana, lo vendió en USD 180. Ahora está diseñando su segundo muñeco: al personaje de “La Mofle”. Para hacerlo utiliza palos de madera, con los cuales forma el esqueleto. Luego lo cubre con papel periódico y lo pega con goma mezclada con agua. Espera venderlo, también, en un precio.

El comerciante reconoce que aún no está en condiciones de elaborar los “viejos” como los hacen en la calle Seis de Marzo. Por esto considera que el próximo año y los que siguen continuará trayendo monigotes desde Guayaquil.

Los más vendidos, por el momento, son las figuras de Spiderman, Chucky, Sid y el Chavo del Ocho. Los tamaños son variados. Hay desde 80 centímetros hasta de dos metros y medio. Por economía, los muñecos que más llevan las personas son los de USD 25. Henry Coloma, comprador, dijo que le parecía una buena idea que Los Chillos tenga una “galería de viejos” de alta calidad.

Él dudaba entre un Backyardigans o un Sid para llevar a su casa. Al final decidió regresar con su hijo para que sea quien lo escoja.

Los Gualotuña trabajan desde las 08:00 hasta las 23:00. Pero aseguraron que para el 31 se quedarán hasta las 24:00 esperando a los compradores de última hora. “Siempre los hay”, comentó.

En el estacionamiento del parque La Carolina también se venden monigotes traídos desde Guayaquil. Allí se encuentran muñecos desde USD 10 hasta USD 80. Los comerciantes del lugar no se arriesgaron a traer más costoso.

Los “viejos” guardan relación con los de Los Chillos. Allí se encuentran Hulk, Spiderman, Los Simpsons y los futbolistas de Barcelona.

Las personas que están en los puestos de venta llegan al sitio a las 08:00 y se quedan hasta las 22:00. Hay quienes estiman extender su horario de atención el 31. Pero en estos sitios la venta no se limita a los monigotes. También están caretas, pelucas, gorros, antifaces y máscaras. Estos artículos los encuentra desde USD 1 hasta 15.

Para Gualotuña todos los días han sido de buena venta. Espera vender a “La Mofle”. Prometió que si lo logra diseñará un tercero.

Recomendaciones

La Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas sugiere que la quema de los monigotes no se realice en el asfalto porque se daña. Tampoco lo haga cerca de árboles o plantas, puede dañarlos.

Es preferible que los “viejos” se quemen en espacios amplios con superficie de tierra o concreto.

No deje que los niños jueguen con camaretas ni que saquen el contenido de su interior.

No debe encender juegos pirotécnicos al lado o cerca de otros materiales que sean inflamables. Tampoco lo haga cerca de otra persona.

No guarde los fuegos artificiales en su ropa o carteras. Tampoco lo haga en su casa ni los mantenga cerca de sitios calientes.

El manejo indebido de los juegos pirotécnicos provoca quemaduras, mutilación de las extremidades e incluso intoxicaciones y muerte.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)