Vasija y rocas antiguas en Rumipamba

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Mayra Pacheco. Redactora

Los usuarios del parque arqueológico Rumipamba, en el norte, tendrán un nuevo espacio para visitar. Ayer, en el lugar se habilitó la unidad de excavación arqueológica número nueve. Ahí se descubrieron los vestigios que son considerados, por ahora, los más antiguos de la ciudad. Estos datan del año 2200 a.C.

La fosa que se encuentra en la parte baja del parque está cubierta con techo de zinc. La zona está cercada con barrotes blancos y contiene una vasija de barro cocido que habría sido usada por los pobladores antiguos. El acceso al interior está restringido. Sin embargo, detrás de la cerca los visitantes pueden observar los hallazgos.

En este espacio, los investigadores encontraron pajonales carbonizados alrededor de la vasija. Además, se identificaron espacios usados por los pobladores para descansar, áreas de desocupación biológica y rocas volcánicas provenientes del Pululahua y Guagua Pichincha. Se presume que este material habría tapado el territorio donde habitaba este asentamiento antiguo.

Para encontrar estas evidencias se trabajó durante seis meses. El equipo de investigadores estuvo conformado por arqueólogos, vulcanólogos, químicos, entre otros.

Ángelo Constantine, uno de los investigadores, mencionó que luego de las pruebas de fichado de radiocarbónico se determinó que los objetos encontrados son los más antiguos.

[[OBJECT]]En este parque también se encuentran vestigios que datan entre el año 500 a. C y 1500 a.C. En total, son nueve unidades de excavación arqueológica. Ahí se encuentran restos humanos y de animales, muestras habitacionales y objetos antiguos: vasijas y herramientas.

Las personas que quieran conocer estos descubrimientos pueden visitar este parque ubicado en la esquina de las avenidas Mariana de Jesús y Mariscal Sucre, en el norte.

Las visitas se las realiza de miércoles a domingo, de 08:30 a 16:30. Hay un grupo de ocho monitores para orientar a la gente. La entrada es gratuita.

Desde ayer, los usuarios del Parque de la Mujer, ubicado en la Mariana de Jesús, también tienen un acceso directo a este lugar. El sendero que conecta a estos dos parques se llama de Los Toctes.

El camino que conduce a este centro arqueológico está cubierto por vegetación. Hay señalética para orientar a los visitantes. En el trayecto se realizan representaciones sobre las costumbres de los pobladores antiguos. Estos personajes recrean la convivencia entre las distintas generaciones. Se pueden ver a las mujeres hilando y a los hombres cosechando los productos.

A Luis Chasiquiza, visitante que acudió ayer a este parque, esa representación y los restos arqueológicos le permitieron conocer una parte de la historia. Él aprovechó para ir en familia ahora que los estudiantes están en vacaciones.

Para Moisés Calvache, otro usuario del parque, los vestigios que se exponen le transportaron al pasado. "Es un sitio que permite aprender y recrearse al mismo tiempo".

En este parque la gente puede caminar por los senderos o practicar ciclismo. Hay una ciclovía que tiene 1 kilómetro. Estas actividades se las puede hacer durante toda la semana, de 06:00 a 16:30.

Bernarda Icaza, coordinadora del parque arqueológico Rumipamba, comentó que en la zona donde se conservan los vestigios está prohibido ingresar con animales o coches para evitar impactos negativos. Por eso recomendó a los usuarios del Parque de la Mujer tomar en cuenta estas recomendaciones antes de ingresar al nuevo sendero.

En promedio en cruzar de un parque al otro se demora 10 minutos. Además del nuevo acceso, se puede ingresar por la avenida Mariscal Sucre, la calle Nuño de Valderrama y por los condominios El Prado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)