6 de December de 2010 00:00

El sur de Quito vibró con las comparsas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Quito

Carmen Castillo llegó ayer a las 09:00 a la Tribuna del Sur, en  la Atahualpa. La acompañaron sus hijos Jacinto y Byron, de 8 y 9 años.

Ella vive en La Magdalena y fue  a pie porque la av. Teniente Hugo Ortiz fue cerrada al tránsito vehicular desde las 07:00. En la calles aledañas  hubo congestión. En la avenida Alonso de Angulo y en un tramo de la Mariscal  Sucre, los carros formaron filas de 2 km.

Los tres vestían calentadores, zapatos cómodos y gorras. En la mañana, el sol fue intenso. “Vengo junto con mis hijos para que admiren a  las comparsas”, comentó, mientras estaban sentados en tres de las sillas delanteras. 

Ayer en la mañana se desarrolló el desfile de la Confraternidad 2010, a lo largo de la av. Tnte. Hugo Ortiz. Desde la  Cardenal de la Torre hasta la Mariscal Sucre, 5 000 personas y 33 colegios participaron en las  comparsas que llenaron  las calles de alegría.

A cada minuto, más visitantes arribaban y ocupaban las sillas y las veredas aledañas a la avenida.

Mariana Oña llegó junto con su madre, Delfina Pacheco. Ellas se sentaron en una de las gradas de la tribuna y agitaban banderas de Quito. “Vengo a ver participar a los estudiantes, mi hijo es del Colegio Vida Nueva y desfilará”, dijo  con una sonrisa.

A las 10:00 empezó el desfile. Todas las sillas dispuestas se llenaron. En la tribuna se colocaron barandas de metal que separaban a  la gente de la avenida.

Camilo Landívar se encontraba con tres amigos en el redondel de la Atahualpa. Ellos son vecinos  del barrio  La Mena y deseaban ver el espectáculo.

Landívar intentó caminar hacia la tribuna para aplaudir a sus compañeros del Benito Juárez, pero las personas que habían llegado antes no le permitían pasar. Decidieron subirse a unas rejas metálicas de 2,5 metros, que se están en el parque.  “Lo hago para poder ver mejor”, comentó sostenido desde las mallas.

Mario Zamora tampoco llegó a tiempo.  Tiene 18 años y junto con sus amigos decidieron trepar a una estructura de metal, de 10 metros de alto, sobre la cual reposa un cartel con el nombre de las calles. “Desde aquí veo todo”, comentó con sus amigos.  Norma Castellán criticó esta  actuación ya que consideró que era algo arriesgado y podrían caerse.

Mientras el desfile de coloridas comparsas y  simpáticas bastoneras continuaba por la avenida, en las calles aledañas se vivía una fiesta de sabores. Más de 200 carpas ofertaban comida típica.

Carlos Alomía aprovechó esta oportunidad para compartir un hornado con su familia. Él es del barrio  Cristo Rey. Camila Gualotuña, dueña del puesto de comidas, les sirvió con “yapa”. “Ha sido un día bueno, vendimos bien desde la mañana”, dijo.

En la avenida desfilaron ocho carros alegóricos. Seis de los personajes del Bicentenario, uno que representaba a los barrios rebeldes de Quito y el último que era sobre la diversidad cultural de la ciudad. La rivalidad entre los colegios Montúfar y Mejía hizo pasar un mal momento a los asistente. Los estudiantes  protagonizaron una fuerte discusión que no pasó  a mayores.

A pesar de esto, los colores, trajes típicos, comparsas, payasos, zanqueros, bastoneras y bandas estudiantiles  continuaron su recorrido. A las 14:00 terminó el desfile. Castillo y sus dos hijos regresaron a casa satisfechos.

El concierto en Quitumbe

Cientos de personas se reunieron ayer en Quitumbe para disfrutar del concierto organizado por el Municipio de Quito en homenaje a las fiestas de la capital.

Sobre el amplio escenario  pasaron  artistas nacionales como Widinson, Hipatia Balseca, Paco Godoy, entre otros. La cantante de teconocumbia deleitó al público tras interpretar temas tropicales.

Hombres y mujeres bailaron al ritmo que impuso Balseca. Jalal Dubois fue el encargado de animar al público, que se congregó en el sur de Quito.

El pianista Paco Godoy también fue ovacionado por sus fanáticos. La noche anterior, el artista nacional, rindió un homenaje a Quito, en el Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Hasta las 21:00, los seguidores de la música continuaban llegando al lugar.

Para pasadas las 22:00 estaba previsto el plato fuerte de la noche:  Vicentico, ex integrante de la legendaria banda Fabulosos Cadilac. Al escenario estuvo prohibido ingresar en estado etílico y portando  armas de fuego.

Mediante anuncios de los presentadores también se motivó al público a colocar la basura en los respectivos tachos.

La feria de Quitumbe continua hoy. En el ultimo día estarán Papá Changó y el colombiano Carlos Vives.

Con ellos se cerrará la feria de Quitumbe, en el sur.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)