30 de April de 2011 00:00

Revise el estado de las vías al salir de su casa

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La ciudad está amenazada por los deslaves y cuando conduzca debe tomar las debidas precauciones.

Recuerde que la reducción del riesgo depende mucho de la prevención. Por ejemplo, antes de salir defina la ruta que va a tomar y luego infórmese del estado de las vías por donde va a transitar.

No está por demás llamar al 911 y averiguar si se han reportado deslaves, deslizamientos o inundaciones en la ruta.

Si le informan que hubo derrumbes en determinada vía, lo más recomendable es que busque un trayecto alterno.

Por más mínimo que sea el percance, le puede traer más de un contratiempo y, sobre todo, volverle víctima de un embotellamiento, que solo le traerá pérdida de tiempo y desesperación.

También tenga en cuenta que cuando hay una lluvia prolongada o fuerte, el agua se acumula en los pasos deprimidos. No lo dude, evite circular por ellos, porque el agua con lodo puede generar daños en el motor o en otras partes mecánicas del carro.

Es muy conocido que cuando llueve, el tránsito se vuelve más lento en vías estratégicas de la ciudad. En lo posible, evite movilizarse o hágalo solo si es estrictamente necesario. Si el fuerte aguacero le sorprende en la calle, lo mejor es que busque un parqueadero cercano y permanezca allí hasta que pase.

Recuerde que la prevención es una decisión suya, que le ayudará a proteger su vida y la de quienes viajan con usted.

Cuando maneje

Antes de subir al vehículo, el conductor debe verificar que las llantas estén bien infladas y en buen estado. Circular con neumáticos lisos es peligroso.

Si es posible, limpie con un paño el exterior de los parabrisas. Antes de poner en marcha el vehículo, es recomendable encender el aire tibio. Esto se hace con el ventilador encendido al máximo, sobre el parabrisas, durante algunos minutos. Con ello se desempañarán los vidrios.

Verifique que el motor de las plumas de los parabrisas

esté funcionando en todas sus velocidades. Encienda las luces del auto aunque sea de día. Esto ayudará a los otros conductores de autos a mirarlo.

Es recomendable manejar a una velocidad reducida, máximo 50 km por hora. Mantener una distancia prudente con otros autos, de unos 3 metros. La distancia de frenado se duplica en

el pavimento mojado.

Conduzca con atención y donde haya peatones disminuya la velocidad. Evite circular por grandes acumulaciones de agua. Si es extremadamente necesario y su auto es alto, hágalo pero lentamente, de lo contrario se puede mojar y dañar el motor.

Si está lloviendo en exceso o si hay presencia de granizo es preferible estacionar su auto en un lugar seguro, no bajo árboles ni en parqueaderos subterráneos. Espere que escampe.

En su vivienda

Vigile que el agua no se empoce en las esquinas del patio o en la terraza de su vivienda. Si esto pasa evacúe el agua por el sifón más cercano. Así evitará que la humedad alcance el interior de su casa.

Si su techo es de eternit, debe revisar que las hojas no estén trizadas. El lugar trizado o con hueco suele hincharse con la humedad. Si no puede cambiar toda la hoja, la solución es pegar un pedazo de eternit o plástico.

Aproveche las mañanas soleadas para revisar su cubierta. Si es de teja retire los desperdicios que se acumulan entre las uniones. Fíjese que estén sobrepuestas, pues algunas suelen resbalarse por el viento.

Revise los tomacorrientes de la casa en esta temporada. Lleve a un especialista y ponga atención en los tomacorrientes que están en el exterior de la vivienda, pues si estos son alcanzados por la creciente pueden ocasionar un cortocircuito.

Verifique las distancias del pozo o quebradas. Tome en cuenta que el pozo séptico debe estar alejado de su hogar, por lo menos a unos 20 metros, para evitar accidentes. Inspeccione las quebradas que están cerca.

Si está construyendo, por ningún motivo debe dejar el material en la vía pública porque puede ser llevado por el agua lluvia, taponar las alcantarillas y causar inconvenientes.

En emergencias

Si hay sifones que se taponan no es aconsejable introducir sus manos con la intención de destaparlos. Pueden existir fierros y vidrios que le causen cortes o heridas. Limpie los drenajes con los palos de escoba o algún hierro largo.

Vigile que el agua no se empoce en las esquinas del patio o en la terraza de su vivienda. Si esto pasa evacúe el agua por el sifón más cercano. Así evitará que la humedad alcance el interior de su casa.

Por ningún motivo suba al techo de su casa en medio de un aguacero. Tenga en cuenta que las tejas y el eternit se vuelven resbaladizos cuando se mojan, si usted sube podría resbalar.

Cuando hay truenos y rayos evite bañarse. La plomería y las piezas del baño pueden conducir electricidad. Procure no usar un teléfono alámbrico, excepto en caso de emergencia, por las descargas eléctricas.

Desenchufe los enseres electrodomésticos y otros artículos eléctricos y apague los acondicionadores de aire. Si está afuera de la casa, no se pare bajo un pararrayos natural, como un árbol. Manténgase alejado de cualquier cosa de metal.

Alerte si hay riesgo de que se caigan árboles cerca de su casa o si hay emergencias en

su barrio. Reporte inmediatamente los problemas al teléfono 1800 24 24 24 o también al 911.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)