16 de June de 2011 00:01

La Plaza República, un sitio de encuentro para los jóvenes

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Tú eres mi amor, mi dicha y mi tesoro. La frase, a varias voces, se escucha desde las calles Antonio Ante y Guayaquil, en el sector de La Alameda, en el centro norte de Quito.

Un grupo de siete estudiantes del Instituto Nacional Mejía corean la canción ecuatoriana El aguacate. Están arrimados sobre un muro de la Plaza República. Los jóvenes cantan y esperan la llegada de más amigos.

Uno de ellos es Carlos García, cursa el segundo año de bachillerato. Son las 13:19 del miércoles pasado, un fuerte sol se siente en la plaza. García compra un refresco y camina con dirección a la parada del trole de La Alameda. Ahí se encuentra con dos amigas: Teresa Estupiñán y Karina Gallegos, ambas estudiantes del Colegio Simón Bolívar.

Después de saludar, los jóvenes se dirigen hacia el lugar donde están los cantantes. Ahí, Estupiñán intercambia su libro ‘La Bilogía’, de Claude Villee, por un atlas de anatomía que le entrega Carlos Espinosa, amigo de García. Las chicas se sientan junto a ellos y ensayan otra canción.

La serenata se escucha hasta el quinto piso del edificio del Consejo Provincial de Pichincha. Luis Guambo permanece en la ventanilla de información. Dice haberse acostumbrado a las inesperadas serenatas, a las risas, los gritos y a ver cómo algunos chicos usan los pasamanos de la plaza para practicar llamativas acrobacias sobre sus patinetas.

El sector es muy colorido, en todos los muros de la plaza se ven grafitis. El cerramiento que bordea el edificio del Consejo Provincial no es la excepción.

Ahí hay una estrecha acera donde otro grupo de jóvenes se sienta a conversar sobre los exámenes de tercer trimestre, los últimos del año. Ángel Gusmiño, estudiante de primer año de bachillerato, saca de su mochila un cuaderno y hace cálculos de sus calificaciones. El joven espera sacar 17 en su examen de Matemática, de lo contrario deberá repetir el año lectivo.

En las paredes del viaducto de la calle Manuel Larrea hay grandes murales con grafitis artísticos. Por la cercanía que hay entre la plaza y el Colegio Mejía, ésta se ha convertido en un lugar de encuentro. Los muros, las gradas y la barandas son los sitios elegidos por los jóvenes para conversar sobre su día de clases.

Desde las 13:30 llegan a la plaza chicas de los colegios femeninos del sector, como el Cardenal de la Torre y el Espejo. Ellas caminan por la plaza en busca de sus amigos, los encuentran y conversan sobre sus estudios y planean qué hacer el fin de semana.

Luisa Conde tiene un puesto de caramelos en la esquina sur de la plaza. Doña Lu, como la conocen los estudiantes (sus principales clientes), hace de portera de la plaza. Ella sabe qué estudiante llegó o quién ya dejó el lugar. Su hijo Marco Piña también es estudiante del Colegio Mejía. Ella trabaja es ese puesto desde hace 12 años.

En las calles que flanquean la plaza, como la Antonio Ante hay varios locales comerciales: restaurantes, tiendas de ropa, de discos, imprentas, cabinas telefónicas y sitios de Internet. Mientras que en la calle Guayaquil, detrás de la parada del trole, en las mañanas se instalan peculiares negocios, desde un vendedor que asegura que la antena que comercializa puede receptar 10 canales extranjeros, hasta una señora de la tercera edad que vende aceite de garza para reducir la grasa del cuerpo.

Luis Haro, propietario de una papelería en el sector, cuenta que además de un lugar de encuentro y esparcimiento de los jóvenes, la plaza también es mal utilizada. “Los viernes, principalmente, los estudiantes toman licor y la dejan sucia”.

En todo el perímetro de la plaza hay pequeños grupos. A las 14:13, cinco chicos sin uniforme se sientan en las gradas que dan a la calle Manuel Larrea.

En la Plaza República no hay guardia. En el extremo hay una persona que recolecta cartones usados, los desarma y los amontona en esa esquina.

El Consejo Provincial tiene previsto restaurar el tradicional sitio. Ya se hizo la convocatoria para el concurso.

El proyecto

El Gobierno Provincial de Pichincha y el Colegio de Arquitectos del Ecuador, mediante concurso, buscan rediseñar la arquitectura de la plaza.

Las bases del concurso están en el portal del Gobierno de Pichincha: www.pichincha.gob.ec

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)