8 de June de 2012 00:02

Nueva presión de choferes al Gobierno ecuatoriano

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En la esquina de las calles Venezuela y Mejía y con la ayuda de un megáfono, José Santamaría, presidente de la Cámara de Transporte de Pichincha, hizo públicos los acuerdos a los cuales llegó con autoridades del Ministerio del Interior.

En 15 días, las escuelas de conducción estarán habilitadas para dictar los cursos para la recuperación de los puntos en las licencias. También se abrió una negociación para que los choferes tengan facilidades para pagar las multas por contravenciones.

Ese fue el resultado de la presión que ejercieron los transportistas en la mañana de ayer, con una marcha que partió desde El Arbolito y llegó hasta la Plaza Grande. Los choferes dejaron sin servicio al Centro Histórico, caotizaron el tránsito y se enfrentaron a la Policía, en su afán de romper el cerco que se armó para detener su llegada al Ministerio del Interior. Luego de los disturbios, el viceministro Xavier Córdova los recibió y se fraguó el acuerdo que puso fin a la protesta.

El 23 de abril, Mauricio Peña, director de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), aseguró que hasta finales de mayo las escuelas de conducción estarían habilitadas para dictar los cursos de recuperación de puntos. Los transportistas organizaron la marcha porque ese plazo no se cumplió.

Según la Ley de Tránsito, una vez que un chofer pierde los primeros 30 puntos, la licencia queda automáticamente suspendida por 60 días. Tras la aprobación del curso se recuperan 20 puntos. El conductor que hubiese perdido los puntos por más de cuatro ocasiones perderá el derecho a renovar la licencia.

Santamaría informó que al menos la mitad de los 5 000 choferes profesionales que laboran en Pichincha estarían con cero puntos en las licencias.

Ayer, los usuarios del transporte público tuvieron problemas para movilizarse. A las 08:00, en la parada de la línea Barrionuevo-La Gasca, por ejemplo, las unidades permanecieron estacionadas.

Fernando Proaño, comandante de Policía del Centro Histórico, informó que se desplegó a 150 policías para acordonar las calles alrededor de la Plaza Grande. Cuando los manifestantes se encontraron con los uniformados se produjeron los disturbios. Los choferes lanzaban botellas y piedras, y los policías respondieron con bombas lacrimógenas.

Santamaría negó cualquier responsabilidad por los desmanes y rechazó los actos violentos. Ketty Álvarez, quien atiende un negocio de ropa, se vio obligada a suspender la atención por seguridad. “Es un día de pérdida”.

María Romo también afrontó el coletazo de la protesta. Tuvo que salir caminando del Centro Histórico para regresar a su casa en Toctiuco. Patricio Napoleón y Rosa Mera tuvieron que caminar desde el Consejo Provincial hasta el Centro por la falta de transporte público. El recorrido a pie les tomó una hora. “No estoy de acuerdo con la paralización. Si un conductor pierde los 30 puntos significa que no es un chofer profesional y hay que sancionarlo”.

A partir de las 13:00, la circulación -vehicular y peatonal- en el Centro se rehabilitó. Los transportistas comentaban sobre los acuerdos alcanzados. La presión que ejercieron funcionó.

Escuelas autorizadas

La Agencia Nacional  de Tránsito inició en  abril un proceso de selección para calificar como centros de recuperación de puntos a escuelas de conducción profesional,  en función de requisitos de infraestructura, planta docente e historial de cumplimiento de normativa.

Se han calificado   55 escuelas como centros de recuperación de puntos de licencias de conducción.  En el proceso se postularon 136 escuelas.  El lunes 25
se iniciarán las inscripciones.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)