13 de July de 2010 00:00

Los muros de los intercambiadores afean la imagen urbana de la ciudad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Quito

El sol de la mañana se desvanece en el paso deprimido que conecta las avs. América y Universitaria, en el norte. La luz de las luminarias que cuelgan del techo apenas alcanzan a guiar a los conductores que pasan el viaducto.

La Empresa de Movilidad y Obras Públicas (Emmop) tiene a cargo 51 pasos elevados, viaductos e intercambiadores viales.

Ocho intercambiadores han recibido mantenimiento desde mayo pasado. Señalización, arreglo de la mampostería, limpieza y pintura de las paredes son parte de las obras que ejecuta la empresa municipal.

Ayer, una cuadrilla de obreros terminaba de pintar las paredes del paso deprimido de la av. 10 de Agosto y Naciones Unidas. Un azul intenso las cubría. Hace una semana, los ocho obreros pintaron el intercambiador en la av. Galo Plaza Lasso.

Uno de los obreros, que prefirió la reserva de su nombre, contó que a los dos días de haber concluido el trabajo, en las paredes ya se veían algunos grafitis. Frases políticas, declaraciones románticas y garabatos que solo los autores podrían descifrar se observan en algunos rincones de los intercambiadores.

Pocas paredes están adornadas con elementos decorativos. En la av. 12 de Octubre, por ejemplo, las manos pintadas sobre las paredes del paso deprimido lucen deterioradas, por el paso del tiempo. Sergio Pérez, estudiante universitario, cree que este tipo de trabajos artísticos deberían replicarse en otros espacios públicos.

“Ese tipo de obras es parte de la libertad de expresión. Algunos dibujos también son el reflejo de nuestra cultura”.

Miguel Zamora, otro universitario, acotó que esos espacios pueden aprovecharse para exponer temas que llamen a la reflexión ciudadana. A Lucrecia Herrera, una conductora, también le gustaría leer frases célebres de autores ecuatorianos y extranjeros, en esos sitios.

Pero Mariana Castillo cree que pintar grafitis en los intercambiadores y otros espacios públicos causa un deterioro en la imagen de la ciudad.

El arquitecto Freddy Hernández explicó que los murales, grafitis y otras expresiones urbanas se apreciarían mejor en espacios abiertos. Para él, los dibujos podrían generar un efecto de contaminación visual, si no se regula su cantidad y su ubicación.

Elizabeth Cabezas, presidenta de la Comisión de Suelo del Municipio, reconoció que las obras de contenido artístico ayudarían a mejorar la imagen estética de la capital.

Al referirse al tema, Xavier Arroyo, gerente de Espacio Público del Municipio, aseguró que está listo el Proyecto de Murales Artísticos para el Distrito.

Este plan pretende utilizar los intercambiadores viales y otros espacios públicos como vitrinas para los artistas.

El Concejo Metropolitano debate la aprobación de una Ordenanza para la regulación de la publicidad exterior. Sin embargo, en el proyecto no se trata la regulación y control de murales, grafitis y otras expresiones artísticas en los espacios públicos.

En el proyecto, aprobado en primer debate el pasado 1 de julio, está prevista la creación de una Agencia Metropolitana de Control, para que vigile el cumplimiento de la norma.

“Además, se está revisando el tema de sanciones. Aunque el propósito es generar un sentido de colaboración de la gente para el cuidado del espacio público”.

Esto, según Cabezas, debe ser parte de un proceso de formación ciudadana, que incluya campañas de información y el mejoramiento en los mecanismos de control.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)