15 de December de 2010 00:00

La luz intermitente es una causa de accidentes si no se la respeta

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Quito

El asfalto está mojado y la luz amarilla de los semáforos se prende y se apaga. Es la 00:10 del martes y los conductores de los pocos carros que circulan por la av. Galo Plaza no reducen la velocidad en lasintersecciones.

En esta avenida, que es la extensión de la 10 de Agosto en el norte de la ciudad, hay que tener mucha precaución. Quienes circulan por las transversales corren el mayor riesgo.

Deben detener completamente los vehículos y esperar que por los ocho carriles del eje longitudinal no transiten carros. Desde la medianoche hasta las 05:00, los semáforos solo emiten la luz amarilla en siete intersecciones.

La luz titilante se activa en las esquinas de la Galo Plaza con las avenidas Del Maestro, Luis Tufiño, Cabo Yépez, Rafael Bustamante, Los Pinos, Ramón Borja, Isaac Albéniz y Rafael Ramos.

José López, taxista desde hace 14 años, comentó que los fines de semana estas intersecciones se convierten en pistas de carreras. Porque los conductores de la vía principal y de las secundarias se movilizan a exceso de velocidad. “Hay conductores que van hasta a 120 km por hora, lo permitido es 90 y muchas veces se impactan con otros autos”, comentó.

López recordó el accidente ocurrido el pasado 6 de diciembre. Dos vehículos se impactaron en el cruce de la intersección de la Galo Plaza y Tufiño, a las 04:30. Los semáforos estaban con luz amarilla intermitente. Murieron tres personas.

Para Carlos Muñoz, técnico del Departamento de Ingeniería de Tránsito, es la imprudencia de los conductores lo que ocasiona los accidentes. El martes pasado, un carro Vitara Rojo, que venía en sentido norte-sur, giró precipitadamente hacia la Luis Tufiño.

El técnico explicó que desde hace más de 25 años funciona este sistema intermitente en la noche. Se implementó como medida de seguridad para evitar robos o asaltos a los conductores que se detienen en los semáforos, en la madrugada. Además, se los ubica en los sectores donde no hay mayor flujo vehicular. Según la entidad, en la madrugada el tránsito se reduce entre un 70 y 80%.

Muñoz explicó que la luz amarilla intermitente es una señal de prevención que indica “cruce con precaución”. Los conductores deben bajar la velocidad, ver si no viene otro vehículo y cruzar.

La Policía de Tránsito aún maneja el sistema de semaforización de la capital. El Municipio de Quito administra solo los aparatos de los corredores viales del trole, Ecovía y Metro. Desde la Gerencia de Gestión de la Movilidad, se informó que en estas intersecciones los semáforos funcionan con normalidad durante las 24 horas, porque el servicio de transporte es ininterrumpido.

Para la conductora Stephani León, de 32 años, los semáforos intermitentes son una buena medida de seguridad. “Solo hay que respetar el llamado de prevención para evitar que se produzcan accidentes de tránsito”.

Son las 00:45 y la lluvia no deja de caer. A lo lejos se escucha el rugir de los motores de los carros que van por la Galo Plaza.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)