La falta de buses se cubre desde 11 paradas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Mayra Pacheco. Redactora

El transporte de pasajeros en la ciudad no es cubierto solo por buses, unidades del sistema metropolitano o por taxis. En la ciudad hay sitios donde la gente recurre a furgonetas, vehículos particulares y camionetas para ir (o volver) a sus trabajos o de sus estudios.

La falta de cobertura, tanto en la mañana como en la tarde-noche, en sentido este-oeste y viceversa es el argumento. En la ciudad, tras un recorrido, se pudo detectar a 11.

En Guajaló, en la avenida Simón Bolívar y Pedro Vicente Maldonado, a diario los usuarios acuden al lugar para abordar furgonetas que tienen como destino Cumbayá, el redondel de la avenida De los Granados y Carapungo.

Cuando los pasajeros llegan al punto, los transportistas abren las puertas de las furgonetas para que los usuarios suban. Trabajan con enganchadores (personas que anuncian el destino) y una vez que los asientos se llenan estos toman la avenida Simón Bolívar. En promedio el recorrido Guajaló- Carapungo dura 45 minutos.

Fernando Quijía, usuario que viaja de Guajaló a Nayón, mencionó que hace dos años opta por este tipo de transporte, porque es más rápido.

La otra opción sería utilizar el Corredor Sur Oriental y la Ecovía. Pero esto le representaría dos horas y USD 0,25 de pasaje. En el otro sistema se demora 40 minutos y paga USD 0,75.

En este tipo de servicio las tarifas son fijadas por los transportistas. El viaje de Guajaló a Cumbayá cuesta USD 0,50 y de Carapungo a Quitumbe puede costar hasta USD 1.

[[OBJECT]]

En el otro extremo, en la av. Simón Bolívar y Panamericana Norte, esta realidad se repite. En hora pico, las unidades cubren hasta la altura de la autopista Rumiñahui y Guajaló. También hay buses de servicio interprovincial que llevan pasajeros hasta la terminal terrestre de Quitumbe por USD 1.

En promedio, según Celso Yánez, dirigente de la cooperativa de Transporte Yarac, alrededor de 40 000 personas acceden al servicio que prestan las furgonetas. Son cerca de 236 unidades, organizadas en cinco compañías, que trabajan desde las 05:00 hasta las 21:00.

En el centro, en las calles Olmedo y Cotopaxi, hay una parada provisional. Ahí se detienen conductores de carros particulares o taxis para llevar a las personas hacia Toctiuco. En este caso, los usuarios pagan entre USD 1,50 y 2. La tarifa se divide entre los pasajeros.

Más al sur, en la avenida Libertadores y Mariscal el martes pasado, a las 20:30 había cerca de 12 personas esperando un auto que los traslade hasta la Cima de la Libertad. Cuando un Nissan negro se detuvo la gente corrió para ganar un asiento. Gonzalo Velasteguí, morador, dijo que pasadas las 20:00 este servicio es la única opción para llegar a la casa.

Para Cristóbal Buendía, presidente del Observatorio Ciudadano de Movilidad, este tipo de servicio informal se produce porque la demanda de transporte público no está cubierta totalmente en las zonas periféricas o donde se ha habido un desarrollo desordenado.

En la ciudad hay 53 operadoras de transporte público y cuatro sistemas integrados de transporte municipal. Son alrededor de 3 000 unidades.

Patricio Ubidia, presidente de la Comisión de Movilidad del Municipio, mencionó que hasta el 2015 se aspira a reorganizar el transporte público para cubrir toda la demanda. "La caja común es parte de esto".

En contexto  

En un día laborable en Quito se realizan 4 271 565 viajes, de estos 2 629 058 se lo hace en transporte público. Sin embargo, en 11 puntos de la ciudad se ofrece el transporte de pasajeros en medios no autorizados: carros particulares, camionetas y furgonetas.

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)