6 de March de 2012 00:03

El Centro sigue vulnerable a incendios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Por los materiales de construcción utilizados en las edificaciones del Centro Histórico, la zona es vulnerable a los incendios.

Jorge Sánchez, jefe de zonal del Cuerpo de Bomberos del sector de la Loma Grande, aseguró que en caso de incendios, los materiales de las edificaciones antiguas o patrimoniales son combustibles.

Las construcciones están hechas de ladrillo y adobe y tienen gran cantidad de madera. “Por ejemplo, los pisos, entrepisos y columnas y tumbado generalmente están armados con carrizo o madera. Esos materiales se prenden con facilidad”, aseguró.

En el 2011, con el programa de rehabilitación e intervención del Espacio Público, el Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP) realizó 68 intervenciones de recuperación de inmuebles patrimoniales públicos.

Lauro Nina, funcionario de la entidad, dijo que después de realizar una inspección para determinar el tipo de trabajos que necesita la edificación, se realizan las obras de recuperación, conservando la arquitectura original.

Las cubiertas originales son generalmente de carrizo. En las intervenciones, los técnicos del IMP colocan planchas de Eternit y sobre estas las tejas. Las paredes también suelen tener mallas de carrizo y son reemplazadas por mallas metálicas. “Además, se refuerzan con cemento, que reemplazan a los ladrillos o el adobe”. asegura Nina.

Carmen Rosero vive en la calle Imbabura, en el centro, desde hace 10 años. Allí adecuó un espacio para un local comercial.

Ella aseguró que para poner en marcha su negocio hizo varios arreglos. “Cuando estaba haciendo unas conexiones, me sugirieron que cambie todo el sistema eléctrico porque estaba en muy malas condiciones”

En la vivienda también se detectaron problemas de filtraciones y humedad. Una de las alternativas fue colocar planchas de aluminio en el techo. El piso de madera fue reemplazado porque estaba apolillado. Rosero dijo que pese a las modificaciones que realizó en su local, se mantiene el diseño original de la casa.

El sistema eléctrico de los inmuebles del Centro Histórico es otro de los factores que facilita la propagación de incendios. “En la mayoría de los casos son antiguas. Es muy común que por el deterioro se produzcan cortocircuitos”.

Nina explicó que una de las principales tareas en los trabajos de rehabilitación de inmuebles patrimoniales es que la instalación eléctrica cumpla con las normas que establece la Empresa Eléctrica. “Cuando los edificios fueron construidos no habían conexiones eléctricas, por eso las instalaciones están en el exterior. En las intervenciones de recuperación, el sistema eléctrico va por tuberías de cobre”.

El Cuerpo de Bomberos Zonal realiza cerca de 50 inspecciones semanales en el casco colonial. Rafael Pérez, jefe del Grupo de Inspectores, informó que consisten en verificar que los sistemas contra incendios funcionen solo en los locales comerciales.

“Se revisan extintores, alarmas, linternas y todo el sistema. En viviendas no podemos hacer inspecciones”, aseguró.

Paulina Beltrán tiene previsto aplicar al programa ‘Pon a punto tu casa’, del IMP. Su vivienda se ubica en la calle Venezuela. Ella asegura que es un bien patrimonial que necesita renovarse. Su intención también es proteger la estructura, para evitar la propagación de los incendios.

El piso, las columnas y el techo son de madera que ya está vieja. “En cualquier momento puede haber un cortocircuito en mi casa. Varios técnicos me han sugerido que cambie todas las instalaciones, pero es muy caro”.

Los inmuebles que han sido renovados por el IMP tienen sistema contra incendios: alarmas instaladas en el techo para detectar el humo, extintores y habilitación de salidas de emergencia.

En casas y locales se mantienen las estructuras de madera, carrizo, adobe y las instalaciones eléctricas antiguas. No hay extintores ni alarmas para alertar a tiempo el inicio del incendio.

[[OBJECT]]

Punto de vista 
Gabriela Álvarez / Restauradora

 ‘En los inmuebles todo es madera’
 
En el proceso de restauración se procura mantener   materiales originales. En retablos, imágenes o murales se utilizan solventes para la protección y limpieza que son inflamables, pero después de la aplicación se volatilizan. Tienen un período de secado y no permanecen en el aire.  

No se genera un ambiente saturado que pueda producir algún tipo de explosión o incendio.
 
En  las iglesias, conventos y edificios patrimoniales todo está hecho de madera  vieja y seca, lo cual la convierte en combustible.
 
Otro factor detonante son las velas que se encienden en los altares de las iglesias. Las imágenes están hechas de madera, al igual que los retablos,  y por la pintura y los materiales de recubrimiento   son puntos de riesgo en el caso de incendios. Los museos, iglesias y conventos cumplen las normas de seguridad, pero en locales comerciales se manejan otras normas que no se sabe si se cumplen.

Siniestros

18/12/2010

Un incendio consumió los hoteles Reina del Cisne y Santo Domingo, ubicados en las calles Rocafuerte y Maldonado.

31/12/2010
Un desperfecto eléctrico consumió las instalaciones de la Radio Marañón, en las en la calles García Moreno y Bolívar.

29/01/2011
Las llamas afectaron el ala norte del Convento de San Diego, ubicado en las calles Calicuchima y Farfán.

28/02/2012
En la Radio Francisco Stereo se produjo un incendio en la bodega del archivo musical. Se perdieron 8 000 discos de diversa música.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)