30 de March de 2011 00:00

Caos en La Vicentina y en La Floresta por el reasfaltado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El reasfaltado de la calle Queseras del Medio, que une a las avenidas Patria, 12 de Octubre y Ladrón de Guevara con la Velasco Ibarra, concluyó ayer. Está previsto que desde hoy los carros circulen por todos los carriles de esa arteria.

La señalización estará lista hasta el próximo lunes. Los trabajos empezaron el 22 de febrero pasado y eso ocasionó que en las horas pico se produjeran embotellamientos desde el redondel del coliseo Rumiñahui hasta el Hospital Militar, o desde la Universidad Católica y desde el puente El Guambra hasta el mismo lugar. Ayer, por ejemplo, en la avenida Velasco Ibarra, a las 09:50, la circulación en sentido sur-norte fue muy lenta.

La razón: el atascamiento en el redondel del coliseo Rumiñahui, por la paralización de los vehículos que no podían salir a la Queseras del Medio. Eso también incidió en el tránsito en la calle Toledo, dos filas de carros se formaron desde la Ladrón de Guevara hasta la intersección con la Madrid.

A esa hora, Daniel Burgos circulaba por la Toledo. “En las dos últimas semanas ha sido terrible, ninguna de las calles de este sector está despejada”. Otra calle donde el tránsito se complicó en la mañana de ayer fue la Madrid, en sentido este-oeste desde la calle Valladolid hasta el semáforo de la Isabel la Católica.

De igual manera, los vehículos se aglomeraron en el paso deprimido de la 12 de Octubre que sale a la Queseras del Medio. Autos, buses y camiones circulaban a 7 kilómetros por hora.

Milton Naula, conductor de un bus de la Cooperativa San Francisco, contó que el tiempo en su recorrido aumentó aproximadamente 20 minutos. “La calle Andalucía está cerrada. Me tocó bajar por La Vicentina, dar la vuelta el redondel para tomar la Ladrón de Guevara y salir a la 12 de Octubre. Es un lío”.

En la av. Patria, en dirección este-oeste, los choferes de los autos desesperaban porque el atascamiento duró unas dos horas.

Olga Puente vive en la calle Queseras del Medio y Equinoccio. Para ella, la obra era necesaria porque el asfalto de la vía estaba muy destruido. “Aunque fue molestoso el ruido de las máquinas durante el día y la noche, creo que la intervención fue oportuna”.

Máximo Ramón, gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas, informó que se reasfaltó un tramo de 800 metros y que la planificación de los trabajos contempló horarios en el día y en la noche. Durante las noches, los obreros permanecieron en el lugar desde las 20:00 hasta las 00:00.

Juan Carlos Meneses estudia en el American Junior College. Él vive en el valle, en San Rafael, y todas las mañanas atraviesa el sector por donde se realizó la obra de reasfaltado. “Entro a clases a las 08:00. Para llegar a tiempo tenía que salir a las 06:20”.

Solo desde el redondel del coliseo Rumiñahui hasta la Madrid, ayer hizo 35 minutos. “Por suerte ya termina esto, así puedo dormir un poco más”, dijo.

Jonathan Suárez es vendedor de productos de limpieza para autos. Su lugar de trabajo solía ser en la avenida República y 6 de Diciembre. “Me cambié al coliseo Rumiñahui, porque como hay tantos carros puedo aprovechar para vender”.

La Epmmop ejecuta obras de reasfaltado en diferentes sectores de la ciudad. Por lo regular, donde están las máquinas y los obreros, el tránsito se traba por el cierre de los carriles. En algunos casos, la Policía controla el tránsito, especialmente en las horas pico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)