21 de June de 2011 00:01

El barroco quiteño está en exhibición

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

A Patricio Mena no le importó esperar más de dos horas bajo el sol, en la larga fila que se formó a la entrada del Convento de Santa Clara, en la mañana del domingo.

Su único interés era conocer el monasterio y recorrer la exposición del barroco quiteño, que está abierta desde inicios de este mes. “Un familiar vino entre semana y me contó que hay unos cuadros impresionantes y que las monjitas preparan unos pasteles riquísimos”.

Antes del mediodía le tocó el turno e ingresó. Su primera impresión: un mapa de Quito del siglo XVII, que proyecta una ciudad pequeña. Carmen Berrones, guía, explicaba al grupo de 25 personas que es uno de los primeros trazados que se tiene de la ciudad.

Cerca de ahí, la parte frontal de un pequeño altar, por su cubierta con plata repujada y labrada, que da forma a ángeles, rosas, coronas y otros símbolos religiosos.

[[OBJECT]]

A lo largo del recorrido, por corredores estrechos con piso de ladrillo y paredes de adobe, Mena se encontró con obras de Caspicara, Bernardo de Legarda, Manuel Samaniego, Miguel de Santiago, entre otros. Una de las cosas que más le llamó la atención fue la celda (dormitorio) que fue ocupado por Santa Marianita de Jesús.

Allí, una escultura de la santa permanece sobre una estera. La puerta es de madera ya apolillada. El recorrido por la exposición dura 30 minutos. Los guías explican la importancia de cada óleo y escultura.

Para Miguel Mora, secretario de Cultura del Municipio, en el Convento de Santa Clara se exhibe, por ahora, lo más representativo del barroco quiteño. “Son 63 piezas que se expusieron en Hamburgo (Alemania). Se calcula que fueron visitadas por 132 000 personas”.

En Quito, solo en un fin de semana, llegaron al convento (en la esquina de las calles Cuenca y Rocafuerte) 3 000 personas. La exposición estará abierta hasta el próximo 17 de julio. La entrada es gratuita.

Al final, los visitantes pueden degustar de los postres que preparan las madres clarisas: tortas de chocolate y de vainilla, panes de sal y de dulce, y bocaditos. También ofrecen colonia de rosas, cremas y jabones.

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)