Quito

Antonio José de Sucre fue símbolo de la moneda

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Preocupado 0
Contento 3
22 de May de 2012 00:02

El 22 de marzo de 1884, durante la Presidencia de José María Plácido Caamaño, el Ecuador adoptó al sucre como la unidad monetaria nacional. El decreto fue dictado por la Asamblea Constituyente reunida en Quito. Ahí, el padre Julio Matovelle postuló el nombre del Mariscal Sucre para denominar a la moneda del país. Lo hizo para rendirle un homenaje al prócer de las guerras independentistas de la región.

En ese año, Paulina Tello , quien el pasado fin de semana visitó junto con sus dos hijos el Museo Numismático del Banco Central (ubicado en el Centro Histórico) aún no nacía. Ella fue inscrita, en el Registro Civil, en 1978, cuando el sucre cumplía su última etapa como moneda nacional.

Mientras caminaba por uno de los pasillos del Museo, se detuvo frente a la gigantografía del inolvidable billete rosado de 5 sucres. Ahí se muestra el rostro del Mariscal de Ayacucho. “Cuando yo era niña, mi papá le daba a mi hermano uno de esos billetes para que pagara por 15 almuerzos en la universidad”, recordó.

Para sus dos hijos: Fernando López , de 10 años, y Juan, de 8 años, el rostro que muestra el billete no era familiar. Mayra Guzmán, guía del Museo, les informó que la cara que aparece en el billete es del militar Antonio José de Sucre, quien lideró la Batalla de Pichincha, en 1822. “¡Ah!”, exclamó uno de los pequeños y recitó un párrafo de la carta que Simón Bolívar escribió el 26 de abril de 1825 al Mariscal.

“La Batalla de Ayacucho es la cumbre de la gloria americana y la obra del general Sucre. La disposición de él ha sido perfecta, y su ejecución, divina. Usted está llamado a los más altos destinos, y yo preveo que usted es el rival de mi Gloria”, dijo en voz alta el pequeño, ante el asombro de todos.

El rostro de sorpresa de su madre fue evidente. Fernando comentó que el próximo jueves 24 de mayo participará con esa frase en el minuto cívico de la escuela. Cursa el séptimo año.

El recorrido por el Museo continuó. Detrás del vidrio de un mueble se muestran las tres variaciones de la moneda.

El primer sucre se acuñó en 1884. Ahí se muestra la imagen del Mariscal de perfil, mirando hacia la izquierda, con cabello ondulado y patillas largas. Esa moneda fue hecha en plata (90%) y cobre (10%) y su diámetro era de 37 milímetros.

En 1937 se registró el cambio más significativo en la historia del sucre. En ese año se le agregaron unas ramas de olivo y laurel alrededor de la imagen del Mariscal. El diámetro bajó a 26 milímetros y el material cambió a níquel.

La última variación de la moneda fue en 1988. En ese año, Tello cumplió 10 años y recordó que la moneda de un sucre era pequeña. “Se parecía a una de USD 0,10”, comentó, sin despegar su mirada del vidrio.


El economista Marco Naranjo, profesor de la Universidad Católica, informó que el sucre se mantuvo durante 116 años. “En los primeros años de existencia tuvo estabilidad económica por su vinculación con el oro”.

En 1898, en el gobierno del general Eloy Alfaro cada sucre tenía un contenido de 0,73224 gramos de oro fino. 10 sucres equivalían a 1 USD. En 1927 se fundó el Banco Central del Ecuador y la cotización de la moneda nacional era de 5 sucres por cada dólar.

En el gobierno de Baquerizo Moreno (1916-1920), debido a la crisis financiera internacional se abandonó el patrón oro y la cotización bajó a 15 sucres por dólar. Según Naranjo, a partir de 1982, el valor de la moneda nacional se fue devaluando, desde 25 sucres por cada dólar hasta llegar a 25 000 sucres por un dólar, en el 2000. En ese año, el país entró a la dolarización y el sucre dejó de ser la moneda de circulación.

“Con 25 000 sucres me compraba un combo de comida rápida y pagaba mis pasajes. Ahora, un dólar es lo que les mando de colación a mis hijos”.

Cambios de la moneda

En 1884  se imprime la primera moneda de  con el rostro del Mariscal Sucre.  Fue hecha en plata.  

En 1937  hay una modificación en la morfología de la moneda, se colocaron  ramas de olivo y laurel al rededor. El material cambia a acero  níquel.
 
En 1988  se realizó la última variación en cuanto al diámetro de la moneda.