29 de December de 2010 00:00

5 000 afectados por el cierre de la parada Santo Domingo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Quito

A las 20:00 de ayer, la parada del trole de la Plaza Santo Domingo estaba desolada. Una cinta amarilla acordonaba el andén sin luz.

Por los alrededores, un grupo de personas caminaba con prisa hacia la parada Cumandá, que está a 480 metros de distancia.

En la avenida Maldonado, dos trabajadores de la Empresa Trolebús dirigían el tránsito. Sostenían en sus manos letreros que mostraban las señales de pare y siga.

A las 20:18 avanzaba por la calle Guayaquil, en sentido norte- sur, el trole 08, uno de los trabajadores levantó con su mano derecha el letrero rojo con la palabra pare. El articulado se detuvo para que Carla Granizo y su hija puedan cruzar la avenida.

“Salimos a hacer unas compras en el Centro, no sabía que esta parada estaba inhabilitada. Ahora nos toca caminar hasta la siguiente”, comentó Granizo.

Esta señal también sirvió para que tres automóviles que circulaban por la avenida Maldonado, en sentido sur-norte pudieran continuar su recorrido.

Minutos más tarde se restringió el paso de los carros por la Maldonado, la alternativa fue desviarlos por la calle Rocafuerte.

A las 20:35, en la parada Cumandá, 20 usuarios esperaban un articulado. Sara Briones, dueña de un local de ropa en el Centro Comercial La Manzana (calle Venezuela) prefirió llegar hasta la parada Cumandá por La Ronda.

Ella contó que desde el miércoles pasado prefiere caminar por la calle La Ronda. La razón: el martes 21, mientras se desplazaba por la Maldonado, dos desconocidos le robaron su cartera. Por allí, la iluminación no es buena.

“Vivo en El Recreo y siempre me movilizo en trole. Ahora me toca caminar hasta el Cumandá, he buscado una ruta menos peligrosa. En la Maldonado se siente mucha inseguridad”.

Luis Moreta trabaja en unas cabinas telefónicas cerca de la escuela Sucre. Luego del cierre de la parada de Santo Domingo, él tiene que caminar hasta el Cumandá. Denunció que en todo el tramo, por la Maldonado, no hay policías ni guardias de seguridad. “Por ello, preferimos caminar en grupo, es más seguro”.

El teniente coronel Édgar Martínez, director de Seguridad en la Zona Centro, reconoció que el patrullaje en ese tramo no es permanente. “Hay un policía en moto que recorre todo el Centro”.

Esa parada del trole está fuera de servicio desde el sábado 18 de diciembre. Ese día se registró un incendio, que consumió una parte de los hoteles Reina del Cisne y Santo Domingo. Se cerró para facilitar el retiro de escombros.

En la próxima semana, la parada será desmontada para facilitar los trabajos de reconstrucción de los inmuebles donde funcionaban los hoteles. Está previsto que la parada sea reubicada en los alrededores de la plaza.

Carlos Poveda, gerente general de la Empresa Trolebús, informó que la parada de Santo Domingo era utilizada por 5 000 personas, que ahora utilizan las paradas del Cumandá y Plaza Grande.

Antes, a la parada Cumandá llegaban unos 1 000 usuarios al día (de lunes a viernes), ahora ingresan unos 4 250. En la Plaza Grande, antes del incendio ingresaban unos 5 000 pasajeros, actualmente la cifra supera los 6 500.

Cuatro consejos

Si sus compañeros de trabajo también utilizan el trole, es preferible que se reúnan para ir a la parada.

Busque rutas alternativas, por donde circula más gente. La calle La Ronda es muy visitada.

No lleve objetos de valor como aretes o relojes y evite hablar por celular mientras camina por la Maldonado.

Respete las señales que se han colocado en el sector, no camine por la calzada y espere que la persona que dirige el tránsito le ceda el paso al cruzar la calle.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)