24 de junio de 2016 13:54

Seis pasos peatonales con buena acogida en la avenida Mariscal Sucre

Los peatones utilizan las estructuras elevadas en el norte de Quito. Foto: Alfredo Lagla/ ELCOMERCIO

Los peatones utilizan las estructuras elevadas en el norte de Quito. Foto: Alfredo Lagla/ ELCOMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 14
Evelyn Jácome

Los pasos peatonales ubicados en la avenida Mariscal Sucre, entre El Condado y San Carlos, tienen buena acogida. Niños, adolescentes, hombres y mujeres acceden a estas estructuras para cruzar la vía de una manera segura. La mañana de este viernes 24 de junio (07:55), en un recorrido se constató el uso de estas estructuras elevadas.

Por ejemplo, en la intersección de la avenida Mariscal Sucre y la Machala, cinco personas usaban el paso que se encuentra en buenas condiciones. Atravesarlo toma 55 segundos; este es el tiempo promedio en los otros pasos. Lorena Ríos dio sus razones por las que usa esta estructura: “a más de proteger y salvar mi vida, me ayuda a ejercitar”, dice.

En la Mariscal Sucre y Legarda, la estructura también es usada; sin embargo, como hay una intersección semaforizada, hay quienes prefieren aprovechar el rojo y cruzar esta avenida. Una de ellas es Martha Clavijo, de 52 años, quien señala que por dolores en su rodilla, no puede usar pasos elevados.

Esa es, precisamente, una de las principales razones por las cuales las personas no usan estas estructuras. Así lo explica Alfredo Viteri, experto en movilidad. “El paso peatonal es una forma segura de cruzar; sin embargo, no es pensado para gente que por algún tipo de problema físico se le dificulta subir gradas. Personas con bastones, sillas de ruedas o ancianos no pueden usarlos”, asegura.

Viteri dice que se debe mejorar el mantenimiento, el aseo y la seguridad en esos lugares para motivar a la gente a que los utilice.

En la Mariscal Sucre y Flavio Alfaro, sector San Carlos, aunque buena parte de la gente usa el paso peatonal, hay quienes prefieren cruzar la calzada. De hecho, la valla que impide el paso de peatones que divide los carriles, está rota. Además, la estructura está en malas condiciones: hay óxido, basura acumulada en las esquinas del paso y la estructura suena cuando se camina por allí.

A la altura de los pasos peatonales ubicados en las intersecciones Vaca de Castro, Fernández Salvador y Carlos V hay paradas de buses, por lo que la afluencia de peatones es alta, especialmente en horas pico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)