5 de diciembre de 2015 00:00

Unas 4 000 personas participarán en los desfiles, al norte y sur

La mañana de ayer, se trabajaba en los últimos detalles de los carros alegóricos. Foto: ALFREDO LAGLA / EL COMERCIO

La mañana de ayer, se trabajaba en los últimos detalles de los carros alegóricos. Foto: ALFREDO LAGLA / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Evelyn Jácome

Para que los cinco carros alegóricos que hoy (5 de diciembre) participan en el Desfile de la Confraternidad pudieran estar listos, debieron trabajar aproximadamente 25 personas, durante tres semanas, de 06:00 a 03:00.

La tarde de ayer, en el taller donde los vehículos fueron construidos, en la parroquia de Calderón, se daban los últimos arreglos: se colocaban los adornos en los balcones de las casas, se pintaba el papel que hace las veces de maíz, se colocaban las prendas de vestir a los maniquíes gigantes...

Andrés Saona
, de 47 años, representante de Creatósfera, compañía encargada para organizar el Desfile de la Confraternidad, cuenta que en el evento participarán cerca de
4 000 personas entre colectivos culturales, sociales, establecimientos educativos y otras instituciones.

Este es, sin duda, el desfile más grande de Quito. Tal es así que las personas que desean observar el paso de los vehículos acostumbran a llegar a las tribunas, varias horas antes, incluso un día antes para reservar un lugar adecuado.

Este año se realizarán dos desfiles, al norte, en la av. De los Shyris, que sale desde la calle El Telégrafo y llega hasta la av. De la República; y el del sur, que sale desde el redondel El Calzado hasta la General Quisquis, por la av. Teniente Ortiz.

Participarán cinco carros alegóricos que representan distintos motivos (ver tabulado).Cada uno de los carros tiene un concepto. Por ejemplo, hay uno del Balcón Quiteño, otro que destaca a los chagras, otro que rinde homenaje a la juventud y a la diversidad, uno más que destaca la presencia de afroecuatorianos y finalmente uno que habla sobre la ruralidad del Distrito Metropolitano.

El motivo de cada vehículo festivo fue diseñado por el Departamento de Cultura del Municipio y representa la integración y la colectividad. “Esta ciudad es una metrópoli construida con aportes de todas partes del país y del mundo”, señala Saona. Los carros serán protagonistas de la parte escenográfica y la plástica. No obstante, la parte escénica la conforman las bandas y los establecimientos educativos.

En el norte, por ejemplo, participarán el María Angélica Idrobo, Simón Bolívar, el Fernández Madrid, el Eugenio Espejo. Manuela Cañizares y la Unidad Educativa Quitumbe. Además, la banda del Colegio Militar Eloy Alfaro y de la Policía Nacional.
Durará cerca de cuatro horas debido a la cantidad de participantes convocados.

El desfile es tradicional y tiene tanta acogida porque al quiteño le gusta verse reflejado e identificarse. Así es como Benjamín Nieto, sociólogo, analiza el evento. Para él, es parte de la identidad de las fiestas de Quito y las personas deben tratar de mantener viva esa tradición.

Cada carro mide 4,50 metros de alto por 7,5 metros de alto. Están construidos con estructura de varilla metálica, hierro, recubiertos con esponja como maniquíes, vestidos con tela y pintados con carbonato con látex acrílico.

La empresa que está a cargo de la organización ha estado a la cabeza del evento durante 16 años. Solo en la puesta en escena participarán 80 personas, quienes estarán a cargo del traslado de los carros y del cuidado de alegóricos. Además, ellos serán los encargados de verificar que no haya accidentes con niños o personas que se acercan al alegórico.

Hoy, la concentración será a las 07:00. El desfile estará encabezado por pregoneros y una comitiva oficial de la Alcaldía. A las 09:00 participará la Policía Metropolitana con acrobacias en motocicletas. Seguidos por una coreografía del Patronato y por la Banda Municipal. Este año, participarán 26 colegios, junto con agrupaciones culturales y artísticas.

Saona cuenta que se elige entre cerca de 200 agrupaciones para ver quiénes participarán. Se escoge de entre aquellos que tengan preparado algo especial para presentar. Por ejemplo, si quieren bailar un yaraví, no se lo puede aceptar porque es de paso lento, se busca pasacalles o albazos, que son ritmos más movidos, de fiesta.

Si una agrupación quiere participar, debe hacer una solicitud al Municipio de Quito.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)