29 de junio de 2015 10:32

El Quinche y su Virgen milagrosa esperan a Francisco

La parroquia de El Quinche ha organizado las ventas y la limpieza del lugar, antes de la llegada del papa Francisco a la localidad, dentro de la visita prevista al Ecuador. Foto: EFE

La parroquia de El Quinche ha organizado las ventas y la limpieza del lugar, antes de la llegada del papa Francisco a la localidad, dentro de la visita prevista al Ecuador. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 16
Sorprendido 0
Contento 24
Agencia EFE

El Quinche, una pintoresca localidad en el norte de los Andes de Ecuador, de gente trabajadora y devota de una virgen milagrosa, aguarda con ansias la visita que el 8 de julio le hará el papa Francisco, cuya presencia ya es considerada "una bendición de Dios" por sus vecinos.

El santuario y la iglesia de esa parroquia rural situada a unos 40 kilómetros al noreste de la capital, ha sido escogido por el Papa argentino como una de sus paradas en Ecuador, que también incluyen las grandes urbes de Quito y Guayaquil.

En El Quinche, el santo padre se reunirá con la comunidad religiosa ecuatoriana y compartirá con su población, atareada en los detalles para dejar a punto el recibimiento al máximo representante de la fe católica.

Pintura, banderas, serpentinas y flores se alistan para engalanar las casas quincheñas y sus calles, algunas de las cuales servirán de sendero para que el papa llegue al Campo Mariano, detrás de la iglesia de la parroquia, donde se reunirá con curas de todo el país.

Esta es "una oportunidad para tener a la máxima autoridad de la fe católica" y por eso "nos preparamos, también espiritualmente", aseguró a la agencia Efe Paúl Gordón, presidente del gobierno parroquial de El Quinche.

"Estamos muy contentos, muy alegres" por la visita de Francisco, ya que ello permitirá "darnos a conocer en el mundo. Es una bendición de Dios tenerlo aquí", remarcó Gordón que, pese al arduo trabajo que ha tenido que desplegar por el acontecimiento, no desdibuja su habitual sonrisa.

"Mucho trabajo", admite, porque hay que coordinar varios temas como el de seguridad, que está a cargo el Ministerio del Interior, pero también asuntos relacionados con el comercio y los vendedores informales, obligados a parar su actividad por la visita del Papa.

"No habrán comerciantes en las calles" durante la estadía de Francisco en El Quinche, aunque se prepara un lugar para concentrar a los vendedores de objetos religiosos, agregó Gordón.

Para Jorge Iza, que ha ejercido de comerciante informal de El Quinche por más de 40 años, la disposición de "no trabajar" el día en que Francisco estará en la comunidad supone la eliminación de una oportunidad, aunque, resignado, comprende que esa disposición se ha aplicado para mejorar la calidad del recibimiento al Papa.

Según refieren los comerciantes, al parecer, la visita del Papa al Santuario de El Quinche ha reactivado la fe en los devotos, pues se ha incrmentado la visita a esta parroquia. Foto: EFE

Según refieren los comerciantes, al parecer, la visita del Papa al santuario de El Quinche ha reactivado la fe en los devotos, pues se ha incrementado la visita a esta parroquia. Foto: EFE

Y es que con el anuncio de que el santo padre estará ahí, incluso parece haber aumentado la feligresía, según cuenta Iza, que tiene un pequeño puesto de venta de objetos religiosos en las afueras de la iglesia. "Sí viene más gente a las misas", porque la idea de que el papa Francisco estará aquí, parece "haber despertado la fe" de muchos que se habían alejado de los templos, agregó el vendedor.

En su puesto se pueden observar afiches, fotografías, objetos y textos con motivos de Francisco, pero también el tradicional incienso, las grandes velas rojas, las estampitas de santos y rosarios de bisutería a precios muy cómodos.

A la imagen de Francisco en esos quioscos ubicados al pie de la iglesia, solo le hace sombra la figura de la virgen de El Quinche, con su pelo ondulado y el pequeño Jesús en una de sus manos.

"La virgen de El Quinche, la madre María, es milagrosa" en esta tierra desde hace unos 500 años, cuando apareció por primera vez en la localidad, aseguró Gordón que se enorgullece porque la figura santa ha atraído a millones de personas.

Unos 30 000 turistas visitan cada semana El Quinche para venerar a su patrona y para sanar el alma con el agua bendita que reparten los curas a los fieles. Incluso la gente lleva sus autos para bendecirlos y se forman verdaderas procesiones de vehículos alrededor de la iglesia.

Pero es el 21 de noviembre, día de la patrona quincheña, cuando se registra la mayor romería hacia esa localidad, En esa fecha "más de 800 000 feligreses llegan para venerar a la virgen", explicó Gordón.

"Esta es también una bendición, porque a través de la fe y del turismo se mueve la economía" de la comunidad que no escapa al sincretismo cultural de la Serranía andina de Suramérica, una combinación entre la devoción al catolicismo y la tradición religiosa de los pueblos indígenas.

El Quinche "no es solo la virgen", pues por aquí también pasa el Cápaq ñan, el camino real de los Incas, explicó Gordón que, por ahora está enfocado en poner a punto su ciudad para recibir al papa Francisco. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)