19 de July de 2009 00:00

Puenting Sakeo ofrece emociones garantizadas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Jóvenes

Unos levantan microempresas  de ropa, otros venden pequeños arreglos florales, pero los de Sakeo Corp  ofrecen adrenalina segura. 
 


Sin vértigo
Puenting Sakeo   cobra USD 10 por cada lanzamiento. Su mail es puentingsakeoecuador@gmail.com.    También  les contratan para  colgar gigantografías, armar péndulos y  rapeles. Se presentan en espectáculos. 
También   hacen camisetas con diferentes diseños y las venden.A Daniel Arteaga, de 20 años, Valeria Osorio (22) y Jorge Prado (20) se les prendió el foco. Después de varios años de entrenar escalada, aprendieron  otro deporte de aventura: el puenting.
  
“El suco (José Cobo) nos enseñó cuando éramos chiquitos”, recuerda ‘Vale’, pero ellos hacen puenting solos. Como tienen todos los equipos se pusieron su propia empresa: Puenting Sakeo.
 
La gente les busca por medio del Facebook o por referencia de  panas. “Hacemos puenting con gente de aquí y con extranjeros”, dice Valeria. Casi siempre van con sus arneses  y cuerdas al puente de la González Suárez, de Guápulo, del Chiche...
      
Antes de cada lanzamiento, aclara Daniel, las personas firman un contrato, en donde aceptan este  deporte de riesgo. “Nosotros nos responsabilizamos de que los equipos estén bien”.

Los chicos de Sakeo envuelven las sogas en el filo del puente, colocan los arneses a sus clientes y hacen una demostración. Solo por si acaso alguien dude de la seguridad del salto.
 
“Es casi  imposible que suceda un accidente. Cada cuerda soporta 22 000 newtons y una persona de 80 kilos genera solo 180 newtons”, sostiene  Daniel.
 Ellos  son unos expertos en el puenting y dicen que ya no tienen miedo. “La primera vez sí pagas por todos tus pecados, pero se siente bien, te desahogas”, dice Daniel.
 
Para alquilar sus equipos  se aseguran de que la persona no haya ingerido drogas o alcohol, que no tenga enfermedades del corazón o respiratorias. Con todas las seguridades, lo que queda es lanzarse al abismo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)