8 de julio de 2018 00:00

Psicólogos y médicos ayudan a los familiares de la pareja asesinada

Más familiares arribaron ayer al velatorio de Katty Velasco. Hoy se realizará una misa y luego los restos serán llevados al cementerio general. Fotos: EL COMERCIO

Más familiares arribaron ayer al velatorio de Katty Velasco. Hoy se realizará una misa y luego los restos serán llevados al cementerio general. Fotos: EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 7
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Redacción El Comercio
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El deseo más grande de Valentina, hija de Katty Velasco, era celebrar su cumpleaños número 5 con su madre.

Ella esperaba que le organizara una fiesta, el próximo 2 de agosto. Pero el anhelo de la menor tomó otro giro cuando un psicólogo del Ministerio de Salud y quien la trató por más de 40 días, le explicó el viernes que Katty había fallecido.

Al ver el féretro que llegó a Santo Domingo de los Tsáchilas, a las 18:00 de ese día, el llanto y los gritos de la niña fueron incontenibles. Por eso, sus tías la abrazaron con fuerza. “Quiero ver a mi mami”, repetía Valentina entre sollozos.

El tratamiento psicológico y médico que se dispuso para las familias de Óscar Villacís y Katty Velasco, secuestrados y asesinados en la frontera con Colombia, se intensificó durante el velatorio y se mantendrá hasta después del sepelio de la pareja, previsto para hoy, 8 de julio del 2018.

Ese será el siguiente paso en el que trabajarán los profesionales, para ayudar a sobrellevar la pérdida de la pareja.

Para José Velasco, padre de Katty, hablar con su nieta sobre lo que sucedió con su madre es difícil y lo atormenta cada noche. Los psicólogos le aconsejaron tratar el tema con cautela y evitar que los niños de la casa vean noticias o redes sociales. Evitarlo ha sido muy difícil, porque cuando se juntan con otros pequeños del sector se entera de lo acontecido con Katty Velasco.

Percides Quiñónez, directora Distrital de Salud en la provincia, explica que los especialistas sugieren hablar con la pequeña sobre la esperanza, pero sin crear un escenario no realista. Por eso, a medida que las horas fueron pasando, la niña fue asimilando lo que sucedía en la casa de su abuela, Adelaida Pinargote, donde se realiza el velatorio.

Poco a poco empezó a relacionarse con sus tíos y primos, aunque por ratos se acordaba de su madre y nuevamente comenzaban los sollozos.

Según Mary Verduga, gobernadora de Santo Domingo, esa actitud de la pequeña Valentina los puso en alerta y decidieron que el viernes en la noche y durante el fin de semana, el psicólogo permaneciera en la casa de los Velasco Pinargote.

Óscar Villacís será sepultado en el cementerio general la tarde de este domingo. Sus familiares realizarán una misa para darle el último adiós al joven.

Óscar Villacís será sepultado en el cementerio general la tarde de este domingo. Sus familiares realizarán una misa para darle el último adiós al joven.

La menor, junto a su abuela y sus tías fueron atendidas en el interior de una ambulancia de la Cruz Roja.

Los paramédicos les tomaban la presión a cada momento y les suministraban oxígeno cuando sentían que les faltaba la respiración. La ambulancia estuvo a unos 30 metros de donde reposaba el féretro.

La idea era evitar propagar la angustia a otros familiares que llegaban poco a poco a la cooperativa de vivienda Venceremos. La terapia en la que pusieron énfasis los psicólogos fue la del diálogo permanente.

Esto también se hizo en la casa de los Villacís Gómez, donde es velado Óscar. Los especialistas atendieron a Elvia Villacís, Iván Villacís y a Blanca Bastidas.

Blanca, tía de Óscar, contó que el padre de él se deprimió desde el secuestro, perpetrado el 12 de abril. Ella recuerda que cada día iba hasta su casa para colocarle una inyección de insulina para controlarle la diabetes.

Pero de un día para otro, ya no dejó que se la colocaran. Se acostaba en su cama y no quería levantarse. Así se comportaba, porque no había buenas noticias de Óscar.

La última semana, cuando conoció sobre el hallazgo de dos cuerpos, en Colombia, se desmoronó y llegó a tener los niveles de glucosa muy elevados. Por eso, el jueves un equipo de médicos y psicólogos llegaron hasta su vivienda.

La charla con el psicólogo ayudó. El viernes, Villacís salió de su cama, se vistió de negro y con fortaleza esperó en la calle la carroza fúnebre que trajo de vuelta a su hijo.

En el velatorio, su actitud cambió. Se mostraba como el soporte de sus tres hijos, que lloraban ante el féretro de su ser querido. “Él lo esperaba desde hace mucho. No le contamos cómo fue la muerte para que no se atormente. Creemos que el amor a su hijo lo levantó de la cama”, cuentan sus hijas.

Los psicólogos aplican una terapia que consiste en dejar que los familiares se expresen. Con Valentina se ha pedido que le den amor, compañía y paciencia. “Eso nunca le faltará. Ella es una parte de mi hija que se quedó en la tierra”, dice su abuelo José Velasco.

La gobernadora Mary Verduga, informó que harán un seguimiento psicológico y se les brindará servicios médicos a domicilio y en los centros de salud cercanos a sus casas.

Entre tanto, los funerales de los cuerpos de Óscar Villacís y Katty Velasco serán en horarios distintos, este domingo.

En la mañana será sepultada la chica en el camposanto general de Santo Domingo.

El sepelio del joven será en horas de la tarde, en el mismo lugar, según comentaron sus familiares.

La Policía, el Ministerio de Salud y la Cruz Roja activarán un operativo especial para el traslado de los cuerpos. La custodia de los agentes fue permanente en los dos sectores donde se realizaron los velatorios.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (1)