17 de febrero de 2017 00:00

El proyecto de la solución vial Guayasamín será modificado

PATRICIO TERÁN / EL COMERCIO El túnel Oswaldo Guayasamín es uno de los principales accesos desde Cumbayá y Tumbaco hacia Quito, confluyendo a la Plaza Argentina.

El túnel Oswaldo Guayasamín es uno de los principales accesos desde Cumbayá y Tumbaco hacia Quito, confluyendo a la Plaza Argentina. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 24
Triste 0
Indiferente 8
Sorprendido 1
Contento 16
Mayra Pacheco

La solución vial Guayasamín, que permitirá mejorar el acceso entre Quito y los valles, tendrá una versión nueva.

Tras casi siete horas de debate, desde las 18:33 del miércoles hasta las 00:58 del jueves 16 de febrero del 2017, el Concejo Metropolitano conoció sobre las mejoras al proyecto.

La obra, que se inició el 4 de abril del 2016, se encuentra en un proceso de reingeniería en las cuatro fases establecidas, informó Alejandro Larrea, gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop).

El propósito de cambiar el proyecto inicial es para implementar las observaciones realizadas por el Foro Ciudadano en agosto del 2016, respecto al diseño de la plaza Argentina, los ajustes necesarios para que toda esta estructura soporte el paso de transporte público -no contemplado anteriormente- y cumplir con las exigencias del financista Eximbank para que la estructura del puente sea sismorresistente.

De acuerdo con este escenario, la solución vial Guayasamín tendrá cambios en todo el trayecto. Los más “sustanciales” estarán en la fase cuatro, que corresponde a la plaza Argentina, sostuvo Larrea.
Los estudios para incluir estas reformas se encuentran en marcha.

En estos se considerará las propuestas planteadas durante el Foro Ciudadano, que se realizó entre julio y agosto del año pasado, con el fin de eliminar la construcción de un paso elevado en la plaza Argentina, como se contemplaba en el diseño inicial. En estos diálogos participaron representantes del Colegio de Arquitectos de Pichincha, docentes universitarios y ciudadanos.

La Epmmop informó que hasta la fecha se cuenta con los diseños totales de la primera fase (calle Bossingault). De hecho, la vía está habilitada, aunque aún es provisional. En total, su construcción tiene un avance del 73,8%.

En la fase dos (puente) se cuenta con el 100% de los estudios definitivos sísmicos y estructurales. Además se ha avanzado en labores preliminares y otros estudios.

En las otras fases: tres (ampliación de la avenida Inter-oceánica y cabinas de peaje) y cuatro (plaza Argentina), los avances son menores. La primera tiene 3,18% y la otra se encuentra en la etapa de muestreos, estudios de colectores... Sin embargo, la aspiración de la entidad municipal es contar con todos los estudios del proyecto para abril próximo.

Una vez que se cuente con esta información se definirá el nuevo presupuesto y el cronograma de obras para llegar a acuerdos con el contratista China Road and Bridges Corp. (CRBC). Esto será incorporado al contrato vigente mediante un adéndum.

En un inicio, el contrato firmado con CRBC para ejecutar esta obra, en el 2016, tenía un plazo de 28 meses y su costo era de USD 131 millones, financiados por el Eximbank. Sin embargo, el jueves durante la sesión de Concejo, Larrea enfatizó que la propuesta en la cual se trabaja actualmente incluye varias mejoras.

Entre estas consta la plaza Argentina -donde se priorizará al peatón- y un corredor para el transporte público: El Quinche-Quito, según explicaron Jacobo Herdoíza, secretario de Territorio, y Darío Tapia, secretario de Movilidad, respectivamente, en sus intervenciones ante el Concejo.

Toda esta explicación, que tomó alrededor de una hora y 30 minutos, no satisfizo a los concejales de Alianza País y Daniela Chacón, independiente. “Soy escéptico ante la propuesta urbanística de la plaza Argentina de ahora, aunque la considero mejor que la primera”, expresó Jorge Albán (AP). Además, dijo que estos cambios podrían significar costos mayores para la solución vial, a pesar de que se trataba de un contrato a plazo y precio fijo.

Chacón, tras hacer sus observaciones, instó a rever este proyecto, porque considera que es “antitécnico e ilegal”.

Por su parte, Marco Ponce, concejal de SUMA, dijo que es probable que se fije un nuevo presupuesto, porque entre otras cosas la obra debe ser diseñada para soportar el paso del transporte público.

El alcalde Mauricio Rodas reconoció que hay “inconvenientes” en este proyecto impulsado por su administración. Pero, enfatizó que se está trabajando para ejecutarlo, porque es una obra necesaria para la ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)