11 de March de 2010 00:00

Una protesta para exigir obras y respeto a Manabí

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Manta
[email protected]

Líderes  barriales, estudiantes, sindicalistas, empresarios y transportistas marcharon ayer por las calles céntricas de Portoviejo. El propósito: pedir más atención del Gobierno para Manabí. 

Mariela Cedeño llegó a la concentración a las 08:30,  en la avenida Metropolitana Eloy Alfaro, en el noroeste de la urbe. Lo hizo a pie, desde la terminal terrestre. 
“No había cómo circular en vehículo, las calles fueron bloqueadas por los taxistas”.



Otras peticiones
Leandro Briones,  directivo   de la Cámara de Comercio de Portoviejo, espera una respuesta del Gobierno al pliego de peticiones, caso contrario se planificarán nuevas protestas.
Entre las peticiones  está la implementación de planes concretos para combatir la inseguridad  en la provincia.
También solicitan   que  se inicie el proyecto Multipropósito Chone, que resolverá el problema de las inundaciones, en ese cantón ubicado en el norte de Manabí.
 Luego del reclamo, los taxistas reanudaron sus   labores. Quienes marcharon  están  en sesión permanente.

Ella quería    reclamar por atención a la zona de Los Florones. Allí se inició, hace tres años,   el encauzamiento de una quebrada, pero  la obra no ha concluido hasta ahora. En la actualidad, es una zona de riesgo por las  inundaciones.

En los dos carriles de la vía que unen a  Portoviejo con  Manta, se ubicaron   150 unidades de transporte, a la hora de la protesta. A las 10:00, como estaba previsto, se inició el recorrido. Empezó en los exteriores del colegio Olmedo.
 
La banda de pueblo de la parroquia Picoazá encabezó la marcha. Al inicio estuvieron unas 200 personas. En el recorrido se unieron más. Los marchantes pedían   la culminación de obras en el puerto de Manta y en las zonas afectadas por el invierno.

La concejal  de Portoviejo, Ana Pilay, estaba indignada. “Merman las rentas para la ciudad  en más de USD 2 millones, no terminan las obras prometidas y nos quieren relegar. Eso  no puede seguir”.

Para Pilay,  del Movimiento Popular Democrático,  la marcha es una forma de alertar al Gobierno. “Correa sabe de lo que hablamos, basta que se recuerde lo que ocurrió hace cinco años, cuando los portovejenses nos  paralizamos por una semana”.

En su recorrido hacia la Gobernación, el  dirigente de la transportación pesada de Manabí, Alberto Macías, pedía  definiciones sobre  la explotación en las canteras ubicadas en la parroquia Picoazá y en el cerro Guayabal.

Las minas fueron clausuradas  por más de una semana y luego se reabrieron. “Más de 400 volqueteros y sus familias se quedaron sin ingresos, eso no lo volveremos a permitir. Exigimos respeto a la gente y a su trabajo”.

Según Macías, los problemas de   Manabí aumentan. “El martes, el Procurador de la Nación emitió su negativa para que se mantenga la figura de concesión del puerto de Manta. Se está faltando el respeto al sector productivo ”.

El asambleísta Leonardo Viteri Velasco se  unió  a los reclamos. Según él, las expresiones de ciertos funcionarios del Gobierno están fuera de tono y hasta son groseras. “Nos han ofrecido tantas cosas y la  última que se incumple es el desarrollo del puerto de Manta”.

La gobernadora de   Manabí, María  Moreno, recibió   las  peticiones. Entre otras,  que las entidades de Gobierno funcionen en Portoviejo y no en Ciudad Alfaro.

También la operatividad del aeropuerto Reales Tamarindos,  que construya la vía Manta-Manaos,  el puerto de aguas profundas y  el complejo petroquímico de Manta. Adicionalmente,  la definición de los límites  de La Manga del Cura y un plan de seguridad.

Los estudiantes, a través de Issac Avellán,   de la Universidad Laica Eloy Alfaro, expresaron su inconformidad con el Régimen. Él denunció que las universidades de la provincia están abarrotadas de estudiantes, pero no hay fuentes de trabajo”.

No todas las actividades comerciales y laborales  fueron alteradas por  la marcha. Byron Centeno  vende   CD  en un local de las calles Pedro Gual y Ricaurte. Para él,  la manifestación fue tan ordenada que parecía que un grupo de personas solo se detenía a gritar.

Mientras el conductor de un bus urbano, José Alcívar, circuló en su unidad  hasta  una cuadra antes de la calle 15 de Abril, que era parte del recorrido de la marcha. “No puedo bajarme, pero estoy con los que exigen al Gobier

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)