30 de noviembre de 2015 11:39

El Secretario de Seguridad se reúne con comerciantes que protestan en el Centro

Comerciantes municipio

Frente a la Alcaldía se concentran alrededor de 70 comerciantes, quieren permisos para trabajar en Navidad. Foto: Betty Beltrán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Betty Beltrán

Al grito de "queremos trabajar", alrededor de 70 comerciantes informales se mantienen en la Plaza Grande, frente al Municipio de Quito, en la Venezuela, entre Chile y Espejo. A las 11:00 de hoy, lunes 30 de noviembre, todavía se escuchan los pitos y las arengas.

Mujeres con delantales y viseras pedían una audiencia con el alcalde Mauricio Rodas. Aseguraron que no se irán del lugar si no escuchan sus pedidos.

Y ¿qué buscan? Según Carlos Caiza, presidente de la Unión de Comerciantes Minoristas y Trabajadores Autónomos del Ecuador, están movilizados en rechazo al supuesto "autoritarismo en la Administración Eloy Alfaro, pues no permiten trabajar a los feriantes de la zona, que solían colocarse en las calles, entre la Mariscal Sucre y Michelena, desde el 1 hasta el 31 de diciembre".

No quieren, agrega, causar conflicto; desean que todo sea legal y con organización. Apunta que alrededor de 200 feriantes trabajan en la zona desde hace más de 25 años.

Desde la otra acera, en los bajos del Municipio, los policías metropolitanos y nacionales observaron atentos a los manifestantes, quienes seguían gritando: "Derecho, derecho al trabajo. Audiencia, audiencia señor Alcalde".

El dirigente Caiza sostiene que a los comerciantes informales de la Zona Eloy Alfaro quieren ubicarles en unos parques en donde no van a vender sus artículos. Recuerda que "será un total fracaso, lo mismo que ocurrió con el evento del papa Francisco, en donde los feriantes perdieron mucho dinero, porque la gente no acudió a comprar nada en los sitios designados por el Municipio".

En la manifestación también se dieron cita los feriantes que ocupaban la Mariscal Sucre (sur de Quito). Paulina Noroña, de la Asociación Honor y Verdad de La Mariscal Sucre, acotó: "pedimos que nos dejen vender en paz en estas fiestas de Navidad. Hace 30 años que tenemos la costumbre de vender en este sitio. Somos madres de familia".

Dice que no entiende la postura municipal, "dicen que no van a dejar vender en la calle, pero este preciso momento ya hay un montón de vendedores en la vía, y a los vendedores antiguos no nos dan un espacio".

Todos los feriantes piden los permisos y respeto. No piden más, dice Francia Araujo, de la Red de Microempresarios del Distrito.

A las 10:45, los comerciantes intentaron acceder al Municipio y los policías antimotones se ubicaron frente a ellos. Les pedían que se retiren. Pero no surtió efecto, los bombos entonados por artistas de la calle, que minutos atrás habían llegado, sonaban con más fuerza.

Cinco minutos después llegó Juan Zapata, de la Secretaria de Seguridad y Gobernabilidad. El funcionario aseguró que atenderá a los dirigentes, "por que con diálogo se puede solucionar todo. No aceptamos que se obstaculice la vía; estamos muy abiertos a tratar el tema de las ferias navideñas".

Aclara que el Municipio dio algunas opciones, pero "al parecer no les interesó (a los feriantes), entonces vamos a conversar con ellos para ver si juntos buscamos opciones. La idea es ordenar la ciudad".

A las 11:00, los dirigentes uno a uno ingreso al palacio municipal a reunirse con Zapata. Mientras tanto, en la acera de la Plaza Grande, esperaban sus compañeros.

Desde finales de septiembre, al menos 400 policías metropolitanos participan de controles para recuperar el espacio público en la ciudad. El objetivo de autoridades de la Agencia Distrital de Comercio, así como de la Secretaría de Seguridad, era evitar problemas en la temporada navideña.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)