25 de marzo de 2016 14:38

La procesión del Cristo del Consuelo se realizó en Guayaquil; un feligrés falleció durante la romería

En el recorrido del Cristo del Consuelo por las calles de Guayaquil. Foto: Francisco Flores / EL COMERCIO

En el recorrido del Cristo del Consuelo por las calles de Guayaquil. Foto: Francisco Flores / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 14
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 4
Redacción Guayaquil

Un hombre, de aproximadamente 60 años, que participaba en la procesión del Cristo del Consuelo de Guayaquil murió por un aparente paro cardíaco. Así lo confirmó el Servicio Integrado de Seguridad ECU-911 de Samborondón.

El adulto mayor que fue identificado como Walter Balladares Benalcázar fue encontrado sin vida al rededor de las 08:00, por personal de Cuerpo de Bomberos, en las calles Lizardo García y Colón, por donde circulaba la procesión que este año congregó a miles de personas.

José Vásquez, médico de la Cruz Roja, dijo que el hombre se desmayó y que por el llamado de los feligreses y de los bomberos acudió para ver lo que pasaba. Lo encontró y pese a la reanimación, no pudo salvar su vida y fue declarado sin signos vitales por un aparente paro cardíaco.

Esta no fue la única novedad que se registró durante la procesión. La Cruz Roja reportó 60 casos de personas atendidas por insolación y crisis epilépticas. Paramédicos del Cuerpo de Bomberos atendieron a más de 20 personas que acudieron a la romería.

José Morales tuvo que ser atendido porque su presión bajó, él iba cerca de la imagen del Cristo del Consuelo cuando sintió que no podía respirar y pidió ayuda. "Me vine temprano sin desayunar y tal vez eso me afectó", señaló.

Desde las 06:30, los feligreses católicos de todo el país se dieron cita en el Santuario del Cristo del Consuelo, ubicado en Lizardo García y la A, para acompañar en su recorrido a la imagen del Cristo crucificado y la de la virgen María hasta la parroquia Espíritu Santo, en Leonidas Plaza y Azuay.

Durante 17 cuadras, que duró el recorrido, hubo cánticos y oraciones de los creyentes quienes revivieron el vía crucis de las 14 estaciones que Cristo padeció antes de su muerte. Carlos Estrada llegó junto a su esposa y sus dos hijas para agradecer por un milagro concedido.

"El año pasado le pedí al Cristo del Consuelo que me ayudará a encontrar un trabajo estable porque no lo encontraba y después de unos meses me lo concedió y ahora estoy aquí para agradecerle porque me va bien", indicó Estrada.

Monseñor Luis Cabrera, nuevo arzobispo de Guayaquil, lideró la caminata de fe. Foto: Francisco Flores / EL COMERCIO

Monseñor Luis Cabrera, nuevo arzobispo de Guayaquil, lideró la caminata de fe. Foto: Francisco Flores / EL COMERCIO

Este año la procesión tuvo una connotación especial, fue la primera vez que monseñor Luis Cabrera, nuevo arzobispo de Guayaquil, lideró la caminata de fe. Luego de cuatro horas de recorrido, pasadas las 11:00 monseñor Cabrera bendijo a quienes asistieron a la procesión.

"Después de haber experimentado la bondad de Dios seremos misioneros, vayan a sus casas y comuniquen que Dios, nuestro señor, está vivo. Qué viva el Cristo del Consuelo y que bendiga a nuestra familias", manifestó.

Carla Nogales, de 38 años, llegó desde el cantón Milagro para participar de la edición número 57 de una de las procesiones más tradiciones del país. Ella asiste a esta peregrinación desde hace 10 años y dijo que esta romería no se la podía perder porque se enteró que el próximo año tendrá un nuevo recorrido.

Desde el 2017, la procesión se desarrollará en un trayecto que llevará a los fieles hacia la cooperativa El Cisne 2, donde los caminantes avanzarán a una explanada. La extensión de este camino aumentará 20 metros más y contará con calles más amplias. La Municipalidad de Guayaquil ha sido la encargada de modificar el trayecto para beneficio de transeúntes y del tránsito vehicular.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (2)