18 de October de 2014 21:01

‘El precio realista del barril de crudo es entre 72 y 74 dólares’

Andrés Vergara, analista econpomico. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 6
Indiferente 26
Sorprendido 21
Contento 2
César Augusto Sosa.  
Editor (I)

El analista económico, Andrés Vergara, en una entrevista habla sobre el precio del petróleo y los escenarios económicos que podrían influir.

El Gobierno prevé un precio del barril de petróleo entre USD 80 y 84 para el 2015. ¿Es realista esa cifra?

Ese precio es bastante optimista. Los grandes productores de petróleo como Arabia Saudita e Irán están produciendo más. Y por otro lado hay una menor demanda de grandes consumidores como China y Europa. La caída del precio refleja la sobreoferta de petróleo y la menor demanda.

¿Cuál es el precio realista?

Si alguien quiere comprar hoy un barril de petróleo para recibirlo en el 2015 debe pagar USD 79, según el mercado de futuros de Wall Street. En ese mercado de futuros, el crudo ecuatoriano estaría entre USD 72 y 74 por barril.

¿Cuál sería el escenario para las finanzas públicas considerando ese precio?

Con menos ingresos el Gobierno solo tiene tres opciones para cubrir el déficit fiscal: subir los impuestos, reducir los gastos o endeudarse.

¿Y es factible un aumento de impuestos frente a un escenario adverso?

El Presidente de la República ha venido comentando últimamente en sus sabatinas sobre la posibilidad de un ligero aumento al Impuesto al Valor Agregado (IVA). Un alza podría rendirle unos USD 1 000 millones. Reducir gastos no es factible, ya que todos los ingresos tributarios cubren, con las justas, los sueldos de los funcionarios públicos y las compras que hace la burocracia para funcionar. Bajar el gasto de capital es más factible.

¿Por qué?

El gasto de capital es básicamente para el cambio de la matriz productiva, es decir, para proyectos en hidrocarburos, centrales eléctricas, etc. Ahí podría reducir la inversión.

¿Y el endeudamiento?

Esa es la tercera opción que tendría el Gobierno. Pero cuando bajen los precios del petróleo tendremos menores opciones de financiamiento, ya que nuestro principal prestamista es China, al cual pagamos las obligaciones con petróleo. Y lo mismo pasará con los bonos que se quieran emitir, ya que los acreedores internacionales saben que nuestra garantía de pago es el petróleo. Y ante un escenario de menores precios, esa garantía se reduce.

¿Qué pasaría si hay una nueva emisión de bonos?

Habría menos demanda, y los acreedores exigirían al país una mayor tasa de interés.

¿Cuánto necesitará el Fisco el próximo año en un escenario adverso?

El déficit anunciado es de USD 5 000 millones. Pero si el petróleo baja a unos USD 72 por barril necesitaríamos unos  
3 000 millones más.

¿Ese escenario adverso es temporal o pudiera ser por un periodo más largo?


Por ahora se ve un escenario bastante similar al del 2009, cuando la caída del precio del petróleo ocasionó un ajuste que llegó a reducir la inversión.

¿Hay opciones para financiar el presupuesto del próximo año?

Cualquier maniobra financiera significará tapar un hueco con más deuda. Y el pago de la deuda se hace cada vez más fuerte. Ya estamos pagando unos USD  2 000 millones cada año.

El Presidente defiende la política de canalizar todo el ahorro disponible a la inversión. En un escenario adverso ¿qué es mejor, tener las obras construidas o los dólares ahorrados?

Cualquier deuda se paga con efectivo, no con bienes. Pero es necesario aclarar que en el país no hay ahorro, al contrario, existe un déficit, el cual se viene cubriendo con deuda.

¿Una focalización de subsidios es viable?

El subsidio en hidrocarburos representa la mitad de lo que se gasta en educación y es equivalente a todo lo que se destina a salud. Es demasiado dinero. El desmontar el subsidio -algo que debiera hacerse si faltan ingresos- tendrá un costo político. Pero no veo que el Gobierno quiera asumir ese costo, pues no lo hizo cuando tenía toda la popularidad para tomar esa decisión. Y la popularidad del Presidente es directamente proporcional al precio del barril de petróleo.

Entre los problemas que se pueden presentar el próximo año está una revalorización del dólar. ¿Qué tanto puede perjudicar al país?

Una moneda más fuerte permite a los ciudadanos tener una mayor capacidad adquisitiva. Si el dólar perdiera valor nos tocará trabajar más para comprar lo mismo. Es beneficioso que el dólar se mantenga fuerte, y aún es más beneficioso para la gente más pobre.

¿Cuál sería el efecto para los ciudadanos si las finanzas públicas se complican?

El efecto será en el empleo. Las cifras recientes muestran que el empleo ha subido un poco, principalmente por el lado estatal. La inyección récord de ingresos, producto del ‘boom’ petrolero ha servido muy poco para generar más empleo, pues la mitad de la población está subempleada o desempleada.

¿Qué papel tienen los empresarios en este escenario?

La empresa privada invierte si tiene perspectivas de que va a ganar. Las empresas se han quedado conformes con lo que tienen. Si el empresario ve más flexibilidad o hay más diálogo con el Gobierno podría haber más empleo, pero si eso no ha sucedido antes, no veo por qué vaya a cambiar ahora.

Formación
Estudió economía en la Universidad San Francisco de Quito (USFQ). Tiene una maestría en análisis de inversiones de la universidad de Tilburg, Holanda. Actualmente realiza análisis del mercado de valores.

Su punto de vista Frente a un escenario adverso por la caída de los precios del petróleo, el Gobierno tiene tres opciones: subir impuestos, reducir los gastos o acudir a más deuda.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)