28 de July de 2009 00:00

El pozo no tuvo permiso ambiental

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Negocios
negocios@elcomercio.com

Petroproducción trabajó  en el pozo Shuara 24D, donde se generó un derrame de agua de formación (tóxica) de enormes proporciones, sin contar con la respectiva Licencia Ambiental.
 
Así lo confirma el informe  nro. 503-AA-DNPCA-SCA-MA del Ministerio del Ambiente.

Los técnicos de esta Cartera   recorrieron la zona afectada, la cual  se ubica en el campo estatal Libertador, en Sucumbíos,   entre el 30 de junio y 2 de julio pasado.
 
El derrame ocurrió mientras el taladro de la compañía Petróleos de Venezuela (Pdvsa)  realizaba la perforación de un pozo.
 
Hasta la fecha no se ha cuantificado el volumen de agua tóxica vertida al exterior, pese a que el derrame, que duró aproximadamente  dos semanas,  ocurrió a las 02:00 del 26 de junio.

Según detalla el documento  de Ambiente, a esa hora el flujo estimado de agua tóxica vertida al exterior era de nueve  barriles por minuto. Dos horas después el derrame alcanzó un flujo  incontrolable de  41 barriles por minuto.
 
Para el 30 el caudal, que no lograba ser controlado, alcanzó los  26 barriles de agua tóxica por minuto, es decir un volumen  de
36 000 barriles diarios.

De acuerdo con el reporte del Ministerio de Ambiente, la explicación del personal de campo fue  que no se contaba con todos los equipos de seguridad y control.
 
“En el  momento de la inspección (30 de junio)  se pudo observar que el gran flujo de agua de formación, de aspecto grisáceo y con un fuerte olor a azufre, no ha podido ser controlado debido a que, según información proporcionada en campo, el pozo dispone únicamente de la tubería madre y no cuenta con un Preventor de Reventones (BOP). Este  dispositivo ayuda a controlar el influjo, en este caso, del agua de formación”, anota el informe.

Este Diario contactó por teléfono a José Ramón Arias, representante de Pdvsa en Ecuador, para consultar por qué la empresa, proveedora de los equipos  no contaba con el BOP.

El ejecutivo dijo que no estaba autorizado para dar declaraciones sobre el tema y quien  debía pronunciarse es Petroproducción.      Este Diario buscó  por varias semanas una entrevista con el titular de esta filial, Freddy García, pero este funcionario  se ha negado a
hablar sobre el hecho.

El derrame de agua, acompañada de lodo, sedimentos y piedras,  cubrió toda la plataforma donde se realizaba la perforación.

El informe de Ambiente también detalla que de modo innecesario se  cavaron cuatro  fosas en la plataforma para contener el derrame, ya que el volumen del fluido fue extremadamente mayor a la capacidad de estas fosas.

El personal de campo  optó por adecuar una zanja  para conducir el fluido por la pendiente del terreno hasta llegar a un pantano.
Pero ello no impidió que el fluido avance hasta alcanzar esteros que desembocan en el río Pacayacu,  afluente del río Aguarico.

“Se pudo observar un par de barreras naturales construidas a fin de evitar que la contaminación avance, medida absolutamente inútil para este tipo de componentes”, continúa el estudio.
 
El documento  habla de una afectación importante a la vegetación. Los técnicos también  observaron  peces muertos, pero no evidenciaron   afectación en los habitante de la zona por consumo de agua contaminada.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)