30 de agosto de 2016 08:10

Político paquistaní preso jura como alcalde de Karachi y regresa a prisión

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

El político paquistaní Waseen Akhtar, preso desde hace un mes por unas revueltas sucedidas hace nueve años, juró hoy, 30 de agosto del 2016 como alcalde de Karachi, la mayor ciudad de Pakistán, en un acto al que fue llevado entre fuertes medidas de seguridad por la Policía y a cuyo término regresó a la cárcel.

Akhtar, del partido Muttahida Qaumi Movement (MQM), juró su cargo en un acto al que asistieron diplomáticos, empresarios y líderes políticos en el que aprovechó para defender su inocencia, mientras continúan las operaciones policiales contra su partido.

"Desafortunadamente estoy en prisión, pero lo cargos son falsos. Presentaré una apelación contra mi detención", afirmó el alcalde en una rueda de prensa.

La mayoría de los representantes de los 308 consejos municipales de Karachi, la capital económica y la urbe más rica de Pakistán, eligieron el pasado miércoles a Akhtar, gracias a los 204 apoyos que logró en las elecciones municipales de diciembre.

Akhtar fue detenido hace un mes acusado de instigar los disturbios que en 2007 causaron alrededor de 40 muertos en Karachi y de supuestamente ofrecer cuidados médicos a terroristas buscados por la justicia, unos cargos que el nuevo alcalde atribuye a "motivos políticos".

El Ejército lanzó en 2013 una operación contra el crimen en Karachi, ciudad con una alta criminalidad y donde, de acuerdo con el Gobierno, organizaciones criminales se habían infiltrado en agrupaciones políticas.

El MQM sostiene que esa operación está dirigida contra ellos y ha denunciado asesinatos extrajudiciales y detenciones injustificadas. Las fuerzas de seguridad acusan al partido de ser una organización delictiva, infiltrada por organizaciones criminales y de cometer asesinatos.

En los últimos días, la Policía ha cerrado 200 oficinas del MQM y demolido otras 32 por estar supuestamente construidas de forma ilegal.

Karachi, capital de la provincia de Sindh, acoge a unos 20 millones de personas, una tercera parte de la industria del país, la bolsa, los principales aeropuerto y puerto, y genera en torno a un 25% del PIB nacional.

La ciudad no contaba con un alcalde desde 2010, cuando tras el fin del mandato de un burgomaestre del MQM no se volvieron a celebrar elecciones y desde entonces la urbe ha estado regida por autoridades elegidas desde Islamabad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)