24 de June de 2012 00:04

El sincero asilo a Julián

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Cualquier delincuente insulta al Gobierno y se declara perseguido. La frase, con signos de admiración, no la dijo alguien que persigue a Julián Assange o que es partidario de su extradición a Suecia o a Estados Unidos como podría parecer, dada la coyuntura.

No, la frase la pronunció Rafael Correa la noche del jueves a su llegada de Río de Janeiro, segundos después de haber respondido a la prensa sobre su posición frente al pedido de asilo del fundador de Wikileaks.

Lo hizo tan poco después de haber hablado sobre Assange que cualquier despistado presente en la rueda de prensa fácilmente podía haber pensado que Correa, sorpresivamente, había cambiado de criterio y estaba desdiciendo lo que había dicho sobre el huésped de la Embajada.

Este relato viene a cuento porque el episodio evidencia las contradicciones que Correa mantiene sobre el asilo.

Correa, quien esa noche se había llenado la boca asegurando que le preocupa que Assange reciba un juicio justo es el mismo que segundos más tarde, hablando ahí si sobre el Ecuador, decía que cualquier delincuente que insulta al Gobierno se declara perseguido.

El Correa que hablaba tan circunspecto sobre juicios justos es el mismo que no ha movido un dedo para que el oscuro y escandaloso caso de ‘Chuky Seven’ sea esclarecido.

La misma persona que había denostado y ridiculizado al asilo que Panamá le dio a Carlos Pérez de El Universo es el que ahora dice analizar si Assange puede merecer uno.

El mundo al revés.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)