12 de May de 2010 00:00

La protesta creció en Otavalo y se calmó en Cotopaxi

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Red. Política y

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Mientras las protestas campesinas se radicalizaron en la zona fronteriza entre Imbabura y Pichincha, en el centro del país bajaron de tono.

Ayer por la mañana, hubo varios cierres esporádicos en la Panamericana Norte. El primero se ubicó en Guachalá (Cayambe), donde 60 campesinos e indígenas cerraron la vía y quemaron llantas. La Policía despejó la zona. Un centenar de uniformados estuvo allí hasta la tarde.

El segundo bloqueo fue en el sector de El Cajas, en la comunidad Pijal. Los policías antimotines que llegaron al lugar dialogaron con los manifestantes, quienes accedieron a limpiar la vía.

El presidente de la comunidad, José María Cabascango, aseguró que estos bloqueos son solo el inicio de lo que serán las protestas por el debate del proyecto de ley de Aguas previsto para mañana.

Luego de una hora de cierre, los uniformados abrieron la Panamericana Norte. Por eso, la movilización se trasladó hasta la zona de San Rafael, en Imbabura. La Policía ya no intentó despejar la carretera, pues había obstáculos en varios tramos hasta Otavalo.

En ese cantón se concentró la fuerza de los disturbios. A las zonas de San Roque (cerca al peaje de Panavial), Eugenio Espejo, Cuatro Esquinas, González Suárez arribaron 100 policías para sumarse a los 250 que se habían dispuesto inicialmente en los puntos conflictivos de la vía.

700 indígenas estaban al frente de las protestas, utilizando troncos de árboles, piedras y neumáticos ardientes para impedir el paso de automotores y motocicletas.

Decenas de vehículos particulares, buses interprovinciales y camiones de carga quedaron atrapados a 500 metros de Espejo, antes de la primera entrada al lago San Pablo (de norte a sur).

A las 15:00, el grupo de indígenas que estaba en Guachalá, avanzó hasta el puente sobre el río Pisque y cerraron la vía.

En el centro del país el panorama fue diferente. Los bloqueos que se dieron en cinco cantones de Cotopaxi la tarde del lunes, no se repitieron ayer. Las comunidades indígenas de la zona aseguraron que están a la espera de lo que la dirigencia nacional decida.

En el Austro volvieron las protestas. Indígenas cañaris se ubicaron en la vía principal que une a Cañar con Azuay, interrumpiendo el paso vehicular desde las 05:00. La Policía abrió un paso provisional para el flujo de los vehículos que habían permanecido más de cinco horas sin avanzar.

Para hoy están previstos nuevos cierres en Azuay y Cañar. También habrá marchas en Cuenca de los beneficiarios de los sistemas comunitarios de agua.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)