28 de October de 2012 00:03

‘No es un proyecto contra la banca, es contra 7 millones de depositantes’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Abelardo Pachano, titular de Produbanco, dice que ley para subir el Bono de Desarrollo Humano es ‘confiscatorio’ y  puede desestabilizar a la banca

¿Se volvió buen negocio político atacar a los banqueros?

Por supuesto. Hay dos objetivos muy rentables: la banca y los medios de comunicación.

¿Se ataca a los banqueros porque luego de 13 años de la crisis financiera de 1999, el país no superó el trauma?

Se ha superado en gran medida. Pero hay unos sectores políticos que tienen el interés de mantener viva la información distorsionada de la crisis de ese año.

¿Si el ex titular del Banco de Guayaquil, Guillermo Lasso, no se hubiera lanzado a la Presidencia hoy estuviéramos hablando de este tema?

No lo sé. El Gobierno, con su propuesta, ha creado un ambiente poco propicio para el mantenimiento de esa línea de consolidación en la que iba la banca.

Hasta 1999, los banqueros eran parte de los gobiernos y tomaban decisiones. ¿Ustedes dejaron de ser políticos?

La Constitución de 1998 sentó unas bases distintas a las que existieron siempre: eliminó la participación de las distintas actividades privadas en los órganos de gobierno económico: en el Consejo Nacional de Economía, en los años 60, o en la Junta Monetaria, que era otro foro de definición de políticas económicas de corto plazo y que permitían establecer consensos mínimos para la gobernabilidad. Esos puntos de contacto, que bien manejados son positivos, ya no existen.

En la crisis de 1999 se responsabilizó a instancias como las que usted menciona de haber tomado decisiones que propiciaron la debacle bancaria como la Ley de la AGD, el Impuesto a la Circulación de Capitales, el cierre de bancos, el congelamiento.

El hecho de que representantes privados hayan abusado en los organismos públicos no puede dar lugar a una generalización. La banca que hoy opera no tuvo nada que ver en la crisis del 99. No recibió un solo centavo del Estado. Es más, ayudó al Gobierno con los bancos cerrados y fue maltratada en la renegociación de la deuda cuando se le reconoció el 65% de las inversiones en papeles que había sido obligada a comprar. En 13 años, la banca se recapitalizó y logró ser un elemento útil y transparente para el desarrollo.

Pero se quedaron con el estigma de ser banqueros...

Así es. Ese estigma sirve para que unos grupos políticos impulsen decisiones populistas, pero los daños que van a ocasionar no se le imputará a la banca.

¿Qué hizo la banca que no quebró, en 1999, frente a sus colegas del gremio que no estaban manejando las cosas de manera correcta?

Denunció las malas prácticas que se habían establecido. Criticó, y públicamente, las malas decisiones de los gobiernos.

¿Lo hicieron en voz baja?

No. Hay evidencias de las discrepancias públicas con el Banco del Progreso que se oponía a levantar el congelamiento. Nosotros fuimos sancionados por desacatar las disposiciones que se habían tomado en contra de los intereses de nuestros ahorristas.

Cuál fue su reacción al ver que Jamil Mahuad se rodeó de banqueros: Fernando Aspiazu donó para la campaña, Álvaro Guerrero estuvo en el Conam, Guillermo Lasso de gobernador del Guayas y Carlos Larreátegui, representante de la Asociación de Bancos Privados, fue superministro. ¿Mucho poder?

Las representaciones políticas las escogió el Gobierno por las circunstancias y los vínculos que tenía. Yo no puedo generalizar un comentario por determinadas acciones. Sería injusto decir que la prensa ha tenido poder político porque algunos colegas fueron secretarios de Información.

¿Además, porque usted participó en dos gobiernos?

Sí, en el primero (Osvaldo Hurtado) como funcionario de carrera del Banco Central y luego por pedido de Rodrigo Borja.

¿Es legítimo que un banquero tome decisiones políticas? Alberto Acosta dice que solo debe ser banquero.

Es malo si es que no hay principios éticos. Hay banqueros ilustres que apoyaron gobiernos y se manejaron con gran pulcritud: Emilio Estrada, Alberto Acosta Soberón, Jaime Acosta Velasco.

¿Lasso hizo mal en lanzarse de candidato presidencial?

Es su responsabilidad; tiene derecho como cualquier persona.

¿El ser banquero no le exime de ese derecho?

¿Qué limitación constitucional o derecho fundamental existe ?

El estigma de ser banquero.

También se estigmatiza a los periodistas. ¿Eso le inhibe a Carlos Vera a aspirar a un cargo político?

¿Lasso tenía el derecho de hacer una propuesta demagógica de subir el bono solidario a USD 50?

Esa es su responsabilidad.

¿Usted la avala?

Que la comparta o no, no es el problema. Un candidato tiene el derecho de exponer su política y debe responsabilizarse por sus planes, pero la banca no.

¿La banca pagará los platos rotos, con el proyecto de ley que envió el presidente Rafael Correa para captar más recursos y financiar el bono?

Este proyecto no es contra la banca sino contra el Ecuador. Contra siete millones de depositantes y USD 20 000 millones de ahorros de los ecuatorianos.

¿Por qué?

Porque desestabiliza a la banca, le corta las alas para crecer y la debilita. Esta banca es transparente, líquida, está sometida al escrutinio público, no tiene actividades vinculadas. Sus balances son revisados hasta por siete auditorías. Hasta el anuncio del proyecto estábamos dedicados a nuestras actividades. No hemos hecho nada para merecer este trato.

Usted dice que todo el Ecuador va a perder con este proyecto de ley y el Gobierno, que se socializarán las ganancias. ¿Cómo analizar dos criterios tan contrapuestos?

Mantengamos los principios que estaban vigentes, los de un sistema tributario general, progresivo y responsable, y no un proyecto como el del Gobierno que lo deforma. La banca ya paga impuestos y su carga tributaria representa al 80% de sus utilidades.

¿Con este proyecto cómo quedará la carga impositiva con relación a las utilidades?

Puede llegar al 500% de la utilidad, lo que le impedirá capitalizarse, algo que es tan importante para fortalecer su patrimonio. Si la banca no crece, el Ecuador no va a tener recursos para hacerlo.

El Ministerio de Finanzas, al presentar este proyecto, dice que la propuesta no va a causar distorsiones en los agentes económicos.

Eso no tiene sustento. El Ministro de Finanzas tiene que demostrar que estos nuevos impuestos a la banca no generarán una distorsión a una actividad que es la columna vertebral de toda la economía. Debe demostrar que impuestos similares a los que nos están gravando no se aplicarán a otras actividades del Ecuador, en un determinado momento político o de necesidad de gasto fiscal.

Este proyecto de ley exalta el principio de progresividad. Es decir, que como la banca aumentó, de un año a otro, un 35% de utilidades, debe pagar más impuestos...

La progresividad existe en el Impuesto a la Renta para todas las actividades del país. Este nuevo impuesto ataca de manera discriminada a un solo sector. Esta tasa tributaria es confiscatoria.

¿Por qué?

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) señala que cuando un Estado emite decisiones con intencionalidad y discrimina a un sector, se puede estar hablando de una expropiación velada.

¿Este proyecto apunta a la confiscación de la banca?

Muchos accionistas pequeños de la banca experimentarán pérdidas en sus patrimonios. La banca tiene más de 20 000 accionistas que no podrán vender sus acciones o lo harán a un precio menor. Tampoco tendrán sus legítimas utilidades.

¿Según su diagnóstico la banca terminará, en algunos casos, quebrando y, en otros, expuesta involuntariamente a una nacionalización?

El Gobierno ha marcado esa línea de nacionalización y es mejor que clarifique sus reglas de juego. La banca, con este proyecto, no solo deja de ser un negocio, sino que tendrá dificultades para mantenerse como tal.

¿Entonces usted irá donde la ministra Jeannette Sánchez para vender su banco?

No necesariamente.

¿Hablará con Paco Velasco, que preside la Comisión Económica en la Asamblea?

Me han invitado a expresar mis puntos de vista y les voy a decir que la banca ha sido manejada con escrúpulos, que no tenemos nada que ver con la crisis del 99 y que no tenemos que asumir ninguna obligación tributaria surgida por la propuesta política de un candidato. Este proyecto es una lamentable decisión electoral.

¿Y por qué no va a Carondelet, donde se hacen las leyes?

El Gobierno sabe que la banca nunca ha estado cerrada al diálogo y a la búsqueda de consensos. Es el Gobierno, el que sin escuchar nuestra opinión expresada, reaccionó de forma poco cordial.

¿Fue un error de la Asociación de Bancos haber puesto su comunicado? Apenas circuló, el presidente Correa dijo que enviará el proyecto.

¿No se nos acusa injustamente de que no hablamos en la crisis del 99? Ahora que ustedes dicen que fue un error.

El comunicado de la Asociación se dio como respuesta a una expresión del Presidente en una sabatina que no era concreta. Correa se radicalizó luego del comunicado.

Las declaraciones de un Presidente, incluso en una sabatina, se deben tomar con seriedad.

Pero se reavivó la pugna. En su comunicado se dice que la banca contribuyó al Fisco en USD 309 millones. De inmediato, el SRI dijo que solo son USD 170 millones.

No es la primera vez que Carlos Marx Carrasco tiene información errada. Una vez le hizo decir al Presidente que Produbanco y Banco Pichincha tenían miles de vehículos para sus funcionarios. Tuvieron que rectificar.

¿A qué se deben los errores del Director del SRI?

Que él lo explique. Yo no sé los rubros que él está omitiendo sobre toda esa gama enorme de impuestos, tasas y contribuciones que aporta la banca.

¿Y cuál es la cifra de las utilidades? El Gobierno dice que la banca ganó USD 601 millones en el 2011.

El Gobierno ha dado tantas cifras... En el 2011 la banca tuvo como utilidades 394 millones, 60 millones correspondieron a la venta de una institución... La banca privada publica sus balances todos los meses, lo que no hace el IESS, el Biess ni la banca pública.

Y para ese sector sí cabe el sigilo bancario lo que impidió investigar el caso Duzac.

El sigilo bancario solo debe proteger el interés de los depositantes y de su patrimonio.

Esa información, ahora, va a estar al alcance del SRI...

En una reciente encuesta, el 88% de las personas no está de acuerdo en que el SRI tenga información de sus cuentas.

Otras encuestas dicen que el 55% votaría por Correa.

Un análisis es el político y otro el económico. No siempre una misma persona puede tomar en cuenta ambos criterios.

¿Siente que la banca está sola en esta batalla?

No. Hemos sentido la solidaridad de los actores económicos así como de nuestros clientes.

¿Cuánto gana un ejecutivo?

Se puede ver en las declaraciones de su Impuesto a la Renta.

Correa paga USD 16 000 mensuales a dos comediantes por su sainete sabatino...

Cada uno recibe USD 8 000 por cuatro horas al mes. Bueno, es un buen sueldo...

Esos sueldos se pagan con los impuestos del pueblo...

El pueblo es el que decidirá si el Gobierno está haciendo bien.

HOJA DE VIDA

Abelardo Pachano B.

Quién es. Economista, actual Presidente Ejecutivo de Produbanco. Colaboró con los gobiernos de Osvaldo Hurtado y Rodrigo Borja.

Su punto de vista. Pide evaluar con objetividad la responsabilidad que asumió la banca que no quebró en 1999. Lamenta que el nuevo proyecto de ley del Gobierno desestabilice el sistema.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)