11 de December de 2012 00:02

Muchas voces se unieron por sus derechos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

No al femicidio. No a la discriminación. No al crimen organizado. No a la impunidad.

Las voces de protesta sonaron fuerte en el Parque Centenario de Guayaquil.

Ese fue el sitio de concentración para la marcha por el Día Internacional de los Derechos Humanos. Para Billy Navarrete, secretario del Comité Permanente de Derechos Humanos, esas voces representaron a las familias de las 122 víctimas de ejecuciones extrajudiciales, registradas por ese organismo desde 1998.

Y sumó casos más recientes como la muerte del hincha barcelonista Michael Murillo, en el que se involucra a miembros de la Policía, y la ejecución de tres hombres en Chongoncito (Guayas) del que fueron acusados miembros de las Fuerzas Armadas.

Además cuestionó “el uso del aparato judicial para criminalizar e intimidar la protesta social” por parte del actual Régimen. “Y hay problemas que persisten, como las torturas en especial en el cuartel de la Policía Judicial del Guayas. Y la negación de ingreso a las cárceles a los grupos de Derechos Humanos”.

[[OBJECT]]

Con un megáfono, Navarrete organizó a estudiantes, grupos de mujeres, de la comunidad GLBT (gays, lesbianas, bisexuales y transgénero), afroecuatorianos y refugiados que llegaron desde las 16:00 al parque.

En el pórtico de la calle Santa Elena, estudiantes de la Universidad Casa Grande recolectaron mensajes de paz en una urna. Esto con motivo de las negociaciones de paz en Colombia.

Hasta el policía metropolitano No. 160 escribió una postal, sin dejar de vigilar a los manifestantes y a uno que otro vendedor ambulante que pasaba por el lugar.

En cambio Luz Mary Tabares escribió con el corazón. La colombiana llegó hace dos años al país. “Vine huyendo de la guerrilla. Ellos mataron a mi hijo, era teniente de la policía. Pero aquí en Ecuador recobré mi derecho a la paz”.

Muy cerca, Ignacio Muñoz pedaleó por sus derechos. Llegó en su invento, una bicicleta adaptable a la silla de ruedas de su hijo David, de 11 años, quien padece parálisis cerebral. “Ahora tenemos más espacio para pedalear. Lo estamos ganando”, dijo.

La bandera GLBT también se unió a la manifestación que recorrió la avenida 9 de Octubre. El activista Óscar Ugarte rechazó “los comentarios homofóbicos” del pastor Nelson Zavala, presidenciable por el PRE. Y celebró avances, como el análisis que hará la Asamblea para aceptar el cambio de sexo en el documento de identidad para la comunidad GLBT.

La marcha concluyó en la plaza San Francisco, donde se realizó el festival artístico ‘Derechos a cielo abierto’. Ahí, un puñado de globos blancos flotó en el aire.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)