18 de March de 2012 00:04

Moreno apuntala la estrategia antimarchas del Gobierno

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El concierto para conmemorar el Día Mundial del Agua, que se celebró ayer en Riobamba, se convirtió en una plataforma política del Régimen para defender su manejo de los recursos hídricos. También para cuestionar a la Marcha por la vida, liderada por la Conaie y otros grupos sociales, que el viernes pasó por esta ciudad.

Este programa fue organizado por la Secretaría Nacional del Agua, que es parte de la Presidencia de la República. Esta Cartera propuso, en días pasados, que ayer se realizara este “acto artístico”, pese a que esa fecha precisa para conmemorar al agua es el 22.

Para los líderes indígenas de la Marcha por la vida, que partió desde Zamora hace 11 días, este evento es una provocación del Gobierno. El secretario del Agua, Walter Solís, no lo ve así. Dijo que se escogió esta fecha no con fines políticos, sino porque “era un día de fin de semana”.

A las 10:00, unas 2 000 personas se encontraban en la Concha Acústica del Parque Infantil de Riobamba. Una gran tarima fue ensamblada en el centro, las sillas para las autoridades, el sonido y los instrumentos para las bandas estaban listos.

La marcha estuvo encabezada por el prefecto de Chimborazo, Mariano Curicama, líder indígena que la dirigencia de la Ecuarunari (filial de la Conaie) lo acusa de entreguista, por sus pactos con el Gobierno. Junto a él, estuvo el gobernador provincial Hermuy Calle y el asambleísta de A. País por Chimborazo, Mauro Andino.

En la tarima se ubicó también la ministra de la Política, Betty Tola. El acto arrancó a las 11:30, cuando el vicepresidente Lenín Moreno arribó, en medio del aplauso de los asistentes.

Hermuy dio un discurso a favor del Régimen y en contra la Marcha por la vida. “Aquella marchita está distante de la realidad de las bases. Es falso que le haya faltado permisos, lo que le falta es apoyo popular”.

Seguido, el prefecto Curicama aseguró que “el Gobierno necesita plata, para eso está el pueblo aquí para decir que exploten las minas de manera técnica”.

En su discurso también atacó a los líderes indígenas de la Ecuarunari. “Por ahí están ciertos compañeros resentidos porque no han obtenido lo que han querido. Si los líderes no quieren dialogar, dialoguen con las bases. Este pueblo le apoya al Presidente”.

Mientras los líderes atacaban, en los alrededores del parque hubo carpas de varios ministerios, como el de Telecomunicaciones, o el de Vivienda. También estuvieron la del Banco Nacional de Fomento, para tramitar créditos para los campesinos.

A las 12:45 intervino el Vicepresidente. Como es la costumbre, su discurso fue conciliador. “Estaremos en Quito esperándoles con afecto, a pesar de que decir que se llegan a tomar la ciudad no es agradable”.

Moreno también agradeció a Curicama. Lo hizo “por acogernos en su casa”. Destacó los logros en vialidad, salud y educación. También entregó una placa simbólica en reconocimiento a Baltasar Ushca, el “último hielero del Chimborazo”. Sin embargo, María, la hija de este conocido personaje, no pudo, en un principio, ingresar al acto para saludar a su padre. Una funcionaria de Senagua le dijo que no podía entrar.

Cuando la prensa entrevistó a la funcionaria, para preguntarle el porqué la hija del homenajeado no podía ingresar a la tarima, cayó en cuenta del error y de inmediato autorizó su ingreso.

Los líderes de la marcha de la Conaie criticaron que un personaje emblemático de la provincia de Chimborazo esté siendo utilizado en lo que consideran es una “campaña del Régimen”. Pero Ushca recibió de buen modo el sentido reconocimiento.

Luego de los discursos, se presentaron los artistas.

Durante el concierto, personal del Ministerio de Coordinación de la Política distribuyó papeles volantes que contenían la frase ‘prohibido olvidar’ con evidentes ataques a la prensa independiente. En estos trípticos se difundió la supuesta versión de que EL COMERCIO, El Universo y Ecuavisa habrían perjudicado al Estado por un contrato en telefonía móvil a mediados de los noventa. La ministra Betty Tola, quien estuvo en Riobamba, sin embargo, no se pronunció al respecto.

Detalles del concierto

La seguridad.  Unos 100 policías  y unos  50 militares vigilaron el acto masivo que organizó la Secretaría del Agua (Senagua).

Restricciones a la prensa.  Fue impedido el acceso de periodista de diarios independientes  para  hacer  entrevistas, durante la cobertura. En
cambio, la entrada para los  funcionarios públicos fue libre.

Quiénes animaron el show.   En el concierto se presentaron  los grupos Pueblo Nuevo, del cual  fue  parte Galo Mora, actual secretario nacional de Alianza País. También se presentó      Chaucha Kings y los cantantes Delfín Quishpe y Gerardo Morán. Este último es asambleísta independiente. Él ha señalado que no votará  por la Ley de Comunicación que impulsa  el Gobierno.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)