18 de November de 2012 12:40

Correa: la inflexibilidad financiera "nos va a llevar al peor de los mundos"

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La "inflexibilidad del capital financiero nos va a llevar al peor de los mundos", afirma el presidente de Ecuador, Rafael Correa, en una entrevista con EFE, en la que también asegura que si no logra la reelección en las presidenciales del próximo mes de febrero en su país se retirará de la vida pública.

Correa, que viajó a Barcelona tras la XXII Cumbre Iberoamericana de Cádiz (España), calificó de "barbaridad" lo que ocurre con los desahucios en este país, una situación que afecta también a miles de ciudadanos ecuatorianos de los alrededor de 400 000 que integran esta comunidad.

"Muestra la absoluta supremacía del capital financiero sobre los seres humanos. La garantía debería extinguir la deuda (...) Todo el coste del problema lo están haciendo recaer sobre la familia. El riesgo debe ser del capital, no de los seres humanos", indicó el presidente en Barcelona, donde se reunía hoy con compatriotas suyos residentes en Cataluña.

El presidente subrayó que las medidas aprobabas por el Gobierno de Mariano Rajoy -con el que se reunió en Cadíz- para paliar los desalojos en los casos de familias más desfavorecidas constituyen "un paso al frente".

"Se lo he agradecido. Va a aliviar algunas familias ecuatorianas (que padecen esta situación), pero no resuelve el problema, que es más profundo. No se trata de Gobiernos, se trata de leyes", indicó Correa, antes de explicar que había una ley hipotecaria similar en su país que se cambió para evitar que quien ya pierde su vivienda, tenga además que seguir pagando.

En su opinión, "la inflexibilidad del capital financiero" profundiza "los costes de la crisis, no los aminora, no los reduce", en un panorama en el que "las familias que necesitan casa, están sin casas, y los bancos que no las necesitan están repletos de casas".

Pese a considerar que las cumbres, como la recién concluida iberoamericana, tienen sobre todo un "valor de símbolo", Correa dijo que lo más eficaz en este marco son los encuentros bilaterales, como los que tuvo con el rey Juan Carlos y con el presidente del Gobierno español, unas reuniones que calificó de "productivas".

De esta última cumbre, Correa destacó la solidaridad latinoamericana con la crisis en España, al tiempo que se declaró "reconfortado" al ver cómo, desde Europa, se mira a América Latina "única región en el mundo que reduce desigualdad y va creciendo", tras las crisis de los 80 y 90 que generó tanta emigración.

Preguntado sobre las críticas que recibe su gobierno de organismos internacionales como la SIP respecto a lo que definen como "una crisis de la libertad de expresión" en Ecuador, Correa ha rechazado estas opiniones y ha afirmado que en su país parte de la prensa buscan "la impunidad absoluta", cuando, según él, lo que hacen es difamar.

Correa, que a sus 49 años busca la reelección para un tercer mandato en las presidenciales de febrero, reconoce que tiene muchos retos por delante y dice que ha habido grandes aciertos en su gobierno, pero también errores.

Preguntado sobre la eventual participación como candidato en estos comicios del expresidente Abdulá Bacaram, asilado en Panamá, Correa respondió: "Es un show político".

"Él tiene orden de prisión, por eso está fugado (...) Le han querido inscribir, pero saben que va a ser descalificada su candidatura. Tiene que estar presente" para formalizar su inscripción, dijo el presidente.

Correa afirma que ésta es la última vez que opta a la reelección, que si gana, dentro de cuatro años, concluido el mandato, se retirará de la vida pública, y agrega: "Y si no gano ahora, nos vamos a casa; también me retiro de la vida pública".

"Extraño muchísimo la vida como ciudadano común y corriente", dice, aunque también reconoce que este tiempo en el gobierno ha sido "muy bello, muy intenso".

Sobre la suspensión de la Feria de Quito, que debía celebrarse en diciembre, el presidente subrayó: "Es parte de la campaña".

Correa recordó que, si bien el año pasado ganó el "sí" en Quito en una consulta impulsada por el Gobierno para decidir si se vetaba la muerte del toro en las corridas, se celebró luego la Feria.

"Qué raro que este año que hay elecciones... Averigue quién es el dueño de la empresa", se limitó a agregar el presidente.

En su estancia en España, Correa ha tenido asimismo la ocasión de conversar sobre las oportunidades que ofrece el país andino -con un crecimiento de casi un 8 por ciento- a empresarios y también a ciudadanos particulares europeos que quisieran establecerse allí.

"Serán recibidos con los brazos abiertos (...) Siempre serán bienvenidos", ha manifestado.
De sus reuniones con la comunidad ecuatoriana, ayer en Murcia, hoy en Barcelona y en Madrid, Correa subrayó los momentos "emocionantes" de reencuentro con sus compatriotas a quienes ha venido a hacer una "rendición de cuentas", es decir explicarles lo que ha hecho su Gobierno, los avances logrados, y compartir las preocupaciones.

Varios centenares le esperaban al final de la mañana de hoy en el Centro de Convenciones Internacionales de Barcelona, donde, tras un baño de masas, Correa partió hacia Madrid, antes de regresar a su país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)