30 de June de 2012 17:17

Correa compara crisis de Paraguay con el 30-S

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El presidente Rafael Correa expresó su contrariedad por las sanciones, leves a su juicio, impuestas a Paraguay en la reunión extraordinaria de la Unasur celebrada ayer en Argentina y dijo que el mayor mal para el pueblo paraguayo es "dejarlo a merced de los golpistas".

Correa, en su habitual informe sabatino, dijo que firmó la resolución de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) respecto a la crisis de Paraguay "para no romper la unidad", aunque insistió en que la Unasur "pudo tomar medidas mucho más drásticas".

El mandatario señaló que para él, la destitución en el Congreso del expresidente paraguayo Fernando Lugo fue un "golpe de Estado" y dijo que ese caso es perfectamente comparable al que vivió el 30 de septiembre de 2010, cuando una sublevación policial amenazó con su permanencia en el poder.

En esa ocasión, recordó Correa, los presidentes de Unasur reunidos en Buenos Aires resolvieron apoyar el orden constitucional en Ecuador y emitieron una resolución de condena a lo que el Gobierno de Quito llamó un "intento de golpe de Estado".

En esa resolución los mandatarios de la región ratificaron que "no tolerarán bajo ningún concepto (...) cualquier nuevo desafío a la autoridad institucional ni intento de golpe al poder civil legítimamente elegido".

También advirtieron "de que en caso de nuevos quiebres del orden constitucional adoptarán medidas concretas e inmediatas tales como cierre de fronteras, suspensión del comercio del tráfico aéreo y de provisión de energía y servicios".

Por esa decisión, Correa indicó estar "eternamente agradecido", pero reiteró que "el caso de Ecuador es perfectamente válido para compararlo con el caso del Paraguay".

Además, sobre los argumentos que apuntaban a que sanciones drásticas podrían perjudicar sobre todo al pueblo paraguayo, Correa aceptó que eso pudo pasar "temporalmente", pero que con sanciones más duras se condenaría "perpetuamente a los golpistas".

"De ninguna manera la decisión de la Unasur nos satisfizo", pero se aceptó, insistió el mandatario ecuatoriano y repitió que "los que perjudicaron a Paraguay fueron los golpistas".

"Si no tomamos medidas radicales, estas aventuras antidemocráticas continuarán en Paraguay y en toda nuestra América", alertó y dijo que, en su opinión, con la decisión de separar a Asunción de la Unasur de forma temporal hasta las elecciones del próximo año, "los golpistas paraguayos estarán muy contentos".

No obstante, Correa destacó, por otra parte, las decisiones tomadas en el marco del Mercosur, que también se reunió en Mendoza (Argentina).

En el Mercosur se dio "un golpe importante para esa derecha paraguaya que ha dado el golpe de Estado", subrayó el mandatario tras considerar que fue una "jugada brillante" la separación de Paraguay, que se había opuesto al ingreso de Venezuela como miembro de pleno derecho.

"Al ya no estar Paraguay, Brasil, Argentina y Uruguay pueden tomar una decisión por unanimidad del ingreso de Venezuela al Mercosur", con lo que "la derecha paraguay debe estar comiendo cemento", ironizó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)