9 de July de 2011 00:03

El Cabildo mostró intolerancia al arte crítico

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, está en el ojo de la crítica por mantener su política de “censura previa” a obras con “sexo explícito” en el Salón de Julio, un emblemático concurso de pintura.

El reclamo judicial de un grupo de ciudadanos guayaquileños contra esta medida no pasó, ya que el juez Décimo de lo Civil del Guayas, Sócrates Moreno, se declaró incompetente para aceptar el amparo de protección y las medidas cautelares que se pidieron contra el Cabildo. Buscaban así que se cambiaran las bases del concurso que estableció el Museo Municipal. Además califican de “retrógradas” a las políticas impartidas desde el Municipio, y de “bravuconadas” a las expresiones de Nebot sobre este tema.

El Alcalde dijo que si el magistrado aceptaba las medidas, las obras tampoco serían exhibidas. Pues ni el Museo ni el Cabildo “promueven la pornografía”.

Para las autoridades municipales es solo pornografía, para los demandantes la prohibición es una violación a la libertad de expresión desde el arte, garantizada en las Constitución y las leyes.

La resolución ocurrió este martes, luego de una audiencia. Ahí estuvieron Melvin Hoyos, director del Museo; y Xavier Flores, abogado de los demandantes. Al término de la diligencia se generó un enfrentamiento verbal entre Hoyos y Andrés Crespo Arosemena, cineasta y artista, y también uno de los demandantes. Él reclamaba su derecho a participar con su obra ‘El derecho y el revés’, que son calcos de los dibujos ochenteros de Pancho Jaime.

Xavier Flores criticó la declaración del Alcalde, al haber asegurado que tampoco iba a exhibir las obras si la medida hubiera sido adversa. “Eso muestra el escaso respeto al estado de derecho, imposición a la fuerza. Además la mentalidad totalitaria de Nebot”.

Según Nebot y Hoyos no se pueden exhibir obras sexualmente explícitas porque la mayoría de visitantes al museo son niños.

Hoyos les gritó a los demandantes “tracalada de mamarrachos”, y Crespo le contestó“curuchupa” y que fuera a rezar a iglesia. Ese día, la protesta continuó a través de la red social Twitter con la etiqueta #pornoparamelvin; había palabras duras y hasta críticas al Museo como la extensión de las políticas municipales retrógradas.

En la página www.gkillcity.com se escribió que la decisión del juez hace que Guayaquil “siga siendo un pueblecito, solo con más adoquines, más palmeras y menos tolerancia”.

“El Municipio, el Concejo ni su Alcalde somos personas retrógradas. No queremos discriminar el desnudo y el erotismo, pero otra cosa es la pornografía”, dijo Nebot el miércoles en una radio.

Según Flores, lo que se defiende es que el “arte crítico no debe ser censurado, y hay parámetros para juzgar lo que es arte y pornografía, eso lo tiene que hacer una curaduría artística”. Pero a pesar de las críticas a las bases del concurso por parte de artistas y críticos no se aceptaron cambios.

Pero lo que está en juego no es solo exponer o no obras con sexo explícito, sino las libertades civiles. “Se lo critican a todos los demás y ellos aplican un autoritarismo sin nombre, no hay derecho”, dijo el abogado Flores.

En Guayaquil, ya hay antecedentes de críticas a las políticas municipales, como criminalizar la protesta social, y las disciplinas impuestas sobre los usos de espacios públicos en zonas regenerados. Un tema calificado como una política impositiva del Municipio ocurrió el 14 de agosto del 2006. La protesta de moradores de La Floresta , en el sur, generó que se apresara a dos personas y se las acusó de “sabotaje y terrorismo de bienes públicos”. El reclamo social se generó porque la puesta en marcha del transporte Metrovía causó la eliminación de líneas urbanas y los usuarios reclamaban porque tendrían que caminar más por zonas peligrosas. La protesta interrumpió el tránsito del sistema masivo ese día.

En una época en el Malecón 2000 existía la prohibición de que las parejas puedan besarse y abrazarse. Aunque en estos días ya se ve expresiones afectivas. Pero por cerca del Hemiciclo de La Rotonda hay un letrero donde se lee: “Por nomas municipales no se permiten vendedores ambulantes”. Además añade: “Por respeto a nuestros visitantes guarde el comportamiento y la presencia adecuada”.

Desde el 2009 el grupo juvenil Colectivo Freinet organiza ‘Piquetes Culturales’ que para recuperar los espacios públicos. La idea es sentirse libres de expresar amor con besos en los espacios como el Malecón, ya que muchas veces un “pito cuestionador” los alerta. Andrés Williams, uno de los organizadores, dijo hace dos años que “en los espacios públicos no se deben conculcar los derechos de los guayaquileños”.

Jaime Nebot. Alcalde de Guayaquil

¿Quién es?
Abogado, ex legislador socialcristiano y dos veces candidato a la Presidencia de la República. En el 2000 ganó la primera alcaldía y ha sido reelecto en dos ocasiones. ha dicho que no buscará una cuarta.

¿Qué dijo?
"No soy un puiritano pero esto no s e trata de un pensamiento individual esto se trata que el salón de Julio de la ciudad no puede exhibir, promover y auspiciar pornografía".

¿Qué hizo?
El Municipio de Guayaquil, a través del Museo Municipal, incluyó en las bases del concurso la prohibición de obras con "sexo explícito", lo que varios artistas consideran una "censura previa".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)