23 de mayo de 2014 18:40

Bucaram ve en el caso Dahik la salida a sus líos jurídicos

El asambleísta Dalo Bucaram y su madre, Rosa Pulley, presentaron el recurso en la Corte.
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 25
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0

_En contexto

Abdalá Bucaram enfrenta dos juicios por presunto peculado, en los casos ‘Mochila Escolar’ y ‘Gastos Reservados’. El expresidente reside actualmente en Panamá, en donde está asilado desde 1997, cuando fue destituido por el Congreso, que lo acusó de “incapacidad mental” para gobernar.

Los plazos para la resolución de los juicios en contra del expresidente Abdalá Bucaram Ortiz no están definidos. Pero el siguiente paso serán las instancias internacionales, si no hay una solución en Ecuador, advierte su defensa.

El objetivo de todos estos trámites es allanar la vía para que el exmandatario y líder del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE) regrese al país.
Su hijo, el asambleísta Abdalá Bucaram Pulley, está a cargo de la organización del retorno. 
Ayer, él presentó un pedido de nulidad de los juicios contra su padre, a la espera de que corran la misma suerte que los procesos del exvicepresidente Alberto Dahik; la causa contra este último fue anulada y archivada en abril del 2013.
La similitud entre ambos procesos, según Bucaram Pulley, es la base para que ahora busquen la nulidad de los casos por presunto peculado: ‘Mochila Escolar’ y ‘Gastos Reservados’.
Bucaram Pulley y su madre, Rosa Pulley, presentaron ayer por escrito la petición en la Corte Nacional de Justicia. El asambleísta señala que la decisión en el caso de Dahik creó la jurisprudencia necesaria para poder actuar de la misma manera con su padre, quien está asilado en Panamá desde 1997.
La similitud entre ambos casos se registra en aspectos formales, según el roldosismo. Ambos juicios se iniciaron por peculado a las máximas autoridades del Estado, cuando estaba vigente la Constitución de 1979 y el Código de Procedimiento Penal de 1983.
Además, ambos juicios fueron anulados en 2005 por la Corte Suprema de Justicia a cargo de Guillermo Castro Dáger, cercano a Bucaram. La ‘Pichi’ Corte también desechó los juicios contra el expresidente Gustavo Noboa.
Con base en las normativas de la época, los dos procesos quedaron suspendidos una vez que se llamó a los acusados a la fase procesal de plenario, porque su presencia era necesaria para que se inicie el juzgamiento. En esa etapa fue anulado y posteriormente archivado el juicio contra Dahik. 
El principal argumento de la defensa del ex Segundo Mandatario era que no hubo permiso del Congreso Nacional para que se inicie la causa penal en su contra; esa autorización era un requisito en la época. 
Ese argumento fue recogido por el juez Hernán Ulloa, que anuló el juicio en 2012. Esa decisión fue ratificada por la jueza naiconal Lucy Blacio.
La falta del permiso del Congreso es también el argumento de la defensa de Bucaram, a cargo del jurista Jorge Zavala Egas. En el escrito, él señala que no hubo el permiso del Legislativo, pues el expresidente fue destituido por “inhabilidad mental” para gobernar. Pero según la Constitución de la época, aún se necesitaba un juicio político para abrir una causa penal hasta un año después de que cesara sus funciones.
“Lo único que se debe hacer es pedir al Congreso la copia de la autorización para enjuiciar penalmente al Presidente. Si esta autorización no existe, el juicio es nulo desde foja 1”, dijo Bucaram Pulley.
No obstante, los juicios son diferentes en un detalle también de forma. Dahik fue procesado penalmente cuando aún estaba en el cargo de Vicepresidente, mientras que los juicios contra Bucaram se iniciaron una vez que él dejó el país.
La petición de nulidad fue presentada ayer al juez Paúl Íñiguez, quien forma parte de la Sala Penal de la Corte. Bucaram Pulley advierte que si no se da trámite a la petición o si se niega esta, tendrán más argumentos para acudir a instancias internacionales.
Los juicios contra Bucaram llevan paralizados más de 15 años. Los últimos cinco años estuvieron en la Corte Constitucional, donde se trataba una acción de protección. Sin embargo, él mismo pidió que se devuelvan los casos a la CNJ para que el trámite continúe.
Con la nulidad de los juicios o una resolución de instancias internacionales, los Bucaram esperan que el expresidente pueda regresar al país, como ya lo hizo en abril del 2005.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)