2 de December de 2012 00:01

El bloguero detenido se disculpará con el Presidente

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En el enlace sabatino, el presidente Rafael Correa pidió que liberen a Paúl Arteaga Moreno. Es un bloguero riobambeño que alertó a los seguidores de su cuenta de Twitter @paulcoyote y en su blog, sobre la inseguridad del Sistema Dato Seguro, de la Dirección Nacional de Registro de Datos Públicos (Dinardap).

Paúl Arteaga es docente de Química y Biología en la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo. Tiene 42 años. Fue detenido a las 09:00 del viernes porque con la cédula de identidad y otros datos de Correa ingresó a Dinardap.    

Carlos Moreno, uno de sus amigos, relató que efectivos de la Policía Judicial, del Grupo de Operaciones Especiales, Criminalística y Delitos Informáticos irrumpieron en su oficina y en la casa de su madre,  mujer de la tercera edad.  

Familiares y seguidores del bloguero preparaban una campaña de defensa. En Twitter, cientos de comentarios bajo el hashtag #LiberenaPaulCoyote que creó su hijo Paúl, reclamaban por la prisión preventiva de 45 días que le ordenó Freddy Hidalgo. Es el  juez del Juzgado Primero de Garantías Penales de Chimborazo.

En la audiencia de formulación de cargos, que se desarrolló el viernes pasado, le acusaron de violar la seguridad estatal por haber accedido a la información personal de Rafael Correa. Aunque  Arteaga insistió en que su único objetivo fue  probar la fragilidad del sistema.  “Si soy la persona que lo tiene que acusar, que lo liberen y que difunda toda la información porque no tengo nada que ocultar”, señaló Correa.

A través de Twitter, Fernando Alvarado, secretario de Comunicación, también recordó que Rafael Correa pidió que liberen a Arteaga y que le autorizó a hacer públicos sus datos.   

Arteaga contó que no ha recibido ninguna llamada del Presidente o de uno de sus ministros. Pero anunció que presentará sus disculpas formales ante el Mandatario y la nación por su acción.

“No lo hice con intenciones políticas o económicas, solamente deseaba demostrar que todos los ecuatorianos podríamos convertirnos en víctimas con ese sistema. Aspiro que se corrija el error”, afirmó Paúl, quien ayer continuaba  preso en el Centro de Rehabilitación de Riobamba. Sus compañeros dicen que arriesgó su libertad por la seguridad en Internet.

En el momento, el abogado  Rodrigo Paredes gestiona una  medida sustitutiva para conseguir  la liberación inmediata en el Juzgado Primero de Garantías Penales.

Sin embargo, el papeleo podría demorarse hasta el lunes. El hijo del bloguero dijo a este Diario que la audiencia será mañana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)