15 de June de 2010 00:00

Betty Carrillo impuso el debate de su proyecto de informe

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Política

La aparente ruptura de los representantes de Alianza País, en la Comisión de Comunicación, quedó como una simple anécdota. Hasta las 18:00, de ayer los seis integrantes del oficialismo, aparentemente, no llegaban a ningún acuerdo. Pero cuando estuvieron sin la oposición empezaron a aprobar rápidamente artículos del proyecto de informe de la Ley de Medios.

“Todo fue una cortina de humo para despistar la atención”. Así calificó el legislador César Montúfar (Concertación Democrática) a la sesión de la Comisión. Los representantes de ese equipo legislativo se reunieron para aprobar los artículos del proyecto de informe. La sesión fue larga: empezó a las 11:00 y concluyó cerca de las 21:00, con tres horas de receso.

fakeFCKRemoveEn la mañana, la fractura de Alianza País parecía inevitable. A las 12:45, el celular de la presidenta de la Comisión ocasional de Comunicación, Betty Carrillo, empezó a sonar. La llamada era importante. La legisladora de Alianza País se levantó presurosa y abandonó la sala de sesiones.

Con su mano izquierda trataba de ocultar los gestos de su vocalización. “Pelear... no”...; “pero si no tenemos ningún informe”..., le decía a la persona con quien hablaba a través del celular.

Cuando Carrillo finalizó la llamada, la sesión fue suspendida. La paralización, supuestamente, tuvo el objetivo de recuperar terreno dentro de Alianza País. El anuncio que hiciera el presidente de la Asamblea, Fernando Cordero, de que se preparaba un proyecto alternativo al borrador de la Comisión causó malestar.

Este texto ‘outsider’, así bautizado ayer, fue preparado por los asesores de Cordero: Xavier Flores, formado en derecho constitucional, delgado, con barba y lentes tipo John Lennon, y Manolo Sarmiento, experto en comunicación audiovisual y crítico de TV.

Ambos asesores, supuestamente, debían repartir su trabajo a los correos personales de los 11 asambleístas de la Comisión ocasional; aquello no sucedió.

La suerte quedó echada: se decidió tomar en cuenta el texto de la Comisión mas no el documento de los asesores de Cordero.

Betty Carrillo ganó cierta capacidad de maniobra frente a las presiones de cambiar el texto.

El contacto que hiciera la bancada de Alianza País, con los legisladores de la oposición Montúfar, Jimmy Pinoargote (ADE), Fausto Cobo (PSP) y Ernesto Noboa (alterno de Cynthia Viteri, de Madera de Guerrero) no tuvo éxito. Estos cuatro asambleístas se inclinaron por el informe de la Comisión ocasional y que ellos han criticado duramente.

Entonces, Alianza País optó por una estrategia más sutil: no presentar como tal el documento de Flores y Sarmiento, pero sí intentar que a lo largo del debate su contenido fuera aprobado. La legisladora María Augusta Calle fue la encargada de proponer ante la mesa esos textos.

Pero para lograrlo, el oficialismo debía contar con seis votos. Carrillo, que es de Alianza País, sabía que sin su adhesión, el bloque no tendría mayoría.

Ella se había preparado para tomar una posición clave durante la sesión.

Lo primero que hizo fue dejar la Presidencia de la Comisión a cargo de su colega, Mauro Andino (A. País). Fue para defender institucionalmente el proyecto de la Comisión. Sin la presión de conducir la sesión, Carrillo se acercó a la oposición y fue punzante con sus colegas de Alianza País, especialmente con María Augusta Calle.

El primer cruce de palabras en las deliberaciones fue provocado por Carrillo. Ella le pidió a Calle que repartiera el texto de los asesores al resto de los integrantes de la Comisión, porque lo desconocían. Calle se defendió y dijo que no era un proyecto, sino que se trataba de un resumen de las observaciones que habían preparado los legisladores oficialistas.

Así empezó el debate con Alianza País: tambaleante.

Flores y Sarmiento también presenciaron la discusión. Flores era el más activo, hablaba con los oficialistas Rolando Panchana, Ángel Vilema y Mauro Andino.

Cordero, por su parte, también envió a otro de sus asesores para saber qué sucedía. Como su estrategia se derrumbaba lo mejor era, entonces, pedir un descanso.

Las tres horas de receso no fueron suficientes. A las 15:30, Carrillo no volvió a la Presidencia y siguió como un péndulo entre la oposición y el oficialismo. Sin su apoyo, las propuestas de Calle eran desechadas. En cambio tomaban fuerza las propuestas de los opositores Montúfar y Cobo.

Desde ese momento, los miembros de Alianza País fueron más cautelosos con el debate y la aprobación del resto de textos.

Por ejemplo, apoyaron propuestas de la representante de Pachakutik, Lourdes Tibán.

El primer capítulo sobre el objeto y ámbito de la ley fueron aprobados. Luego, los asambleístas siguieron con el segundo capítulo enfocado a los principios que tendrá el futuro proyecto.

El punto de quiebre sucedió a las 17:40. Ese momento se discutía la posibilidad de obligar a los medios a que crearan códigos internos de ética. Andino, encargado de la Presidencia, dio un descanso de 10 minutos. Carillo habló con Calle fuera del salón. No se conoce de qué hablaron, pero a las 18:42, Carrillo recibió el texto elaborado por los asesores del presidente Cordero.

Al reiniciarse a la sesión, la oposición presentó dos propuestas para evitar la censura previa y garantizar la libertad de expresión. Los seis miembros de A. País, incluida Carrillo, cerraron el paso.

Montúfar, Cobo, Pinaorgote y Noboa decidieron retirarse de la sesión. Los cuatro convocaron a la prensa para dar su versión de lo acontecido en el debate.

Mientras ellos hablaban, los miembros de Alianza País siguieron con la aprobación del proyecto. Los artículos aprobados fueron tomados del documento de Carrillo, que ganó en el muñequeo. No había división, sino camaradería. A las 21:00 suspendieron la sesión para la mañana de hoy.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)