26 de June de 2010 00:00

Él es un alfil de la guerra contra la prensa

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Política

El secretario de Comunicación Fernando Alvarado Espinel fue categórico. Que la Ley de Medios “no sea fundamental para el Gobierno, no significa que no haya que proponer o defender nuestros puntos de vista...”.

El Régimen recurrió, entonces, a una campaña publicitaria, pautada durante los partidos del Mundial de Fútbol, que agrede con imágenes ofensivas el trabajo de los medios de comunicación.

El Secretario de Comunicación del Gobierno de la revolución ciudadana está convencido de que es posible “proponer y defender” los puntos de vista del oficialismo, a través de ‘spots’ donde los parlantes de una radio disparan misiles, o las hojas de un periódico escupen mentiras.

Es un debate que Alvarado lo legitima, precisamente, en los días en que la Comisión Ocasional está por concluir el informe de la Ley de Comunicación.

Para la oposición, este proyecto es fundamental en la agenda del Gobierno. Como lo sostiene Gilmar Gutiérrez: “La verdadera joya de la corona que el Presidente de la República no la va a perder”.

Las cuñas ofensivas al trabajo de la prensa se pautan en Gamatv y TC Televisión, los canales incautados por el Estado, donde el Ejecutivo tiene plena influencia en su programación.

El escenario escogido para mostrar el rechazo del Gobierno a la prensa independiente son los partidos de fútbol que convocan a gente de toda edad y condición socio económica.

Fundamedios y los asambleístas opositores aseguran que se ha destinado un millón de dólares en esta publicidad. Pero Fernando Alvarado tiene respuesta para estos reproches.

A su juicio, el gasto publicitario que el Gobierno ha invertido no es escandaloso. “No se está diciendo que la inversión publicitaria queda en manos del propio Estado y lo hacen aparecer como si fuera un despilfarro”.

Los argumentos del funcionario se quedan en la demostración de que el Gobierno tiene todo el poder para controlar la pauta, los gastos y la programación de los canales que, desde junio del 2008 están bajo su influencia. Sin embargo, ¿hay un espacio de reflexión para determinar qué tan atentatorias de la libertad de expresión resultan estas cuñas?

El Secretario de Comunicación no piensa abandonar el debate como así lo pretenden “los grandes negocios de la información, para seguir influenciando de la peor manera a asambleístas y la opinión pública”.

Alvarado, junto a su hermano Vinicio, el secretario de la Administración, se ha convertido en el cerebro de la política propagandística del oficialismo.

Esta semana, él ha dado cuenta de cómo avanza la estrategia. En su carta dirigida a diario Hoy, por su aniversario número 28, el funcionario asegura que toda la publicidad oficial “es parte de un proceso de reconceptualización de lo público como ejercicio ciudadano de democracia que constituye un deber y una necesidad de rendición de cuentas”.

De esta manera, negó en su misiva que el Gobierno esté usando, de forma discriminatoria, el abultado pautaje de su publicidad en determinados medios. Con esta afirmación salió al paso de los cuestionamientos que, por este tema, ha formulado la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que para Alvarado “es un cartel de empresas editoras...”.

Diario Hoy asegura que mientas el Ejecutivo ha pautado en sus páginas USD 30 000 en lo que va del año, en El Telégrafo, otro medio oficial, la inversión supera el millón de dólares.

Para Alvarado no hay discriminación con ningún medio. Ni siquiera con Teleamazonas, canal al que el Gobierno llama opositor y que ayer en la mañana interrumpió su señal por varios minutos. Fue durante el programa de entrevistas de Jorge Ortiz.

El Gobierno dijo que el periodista era un mentiroso, por sus críticas a la también interrupción de la señal que el Régimen habría dispuesto, el sábado anterior, durante el enlace sabatino del Presidente en (Sushufindi) Sucumbíos. Aparentemente, la intención del oficialismo era que el público que seguía la cadena por radio y televisión, no se percatara del cruce verbal que mantuvo con una dirigente laboral de servicios petroleros tercerizados.

En la interrupción de Teleamazonas, el Gobierno dijo que seguirá utilizando este recurso para decir su verdad.

Fernando Alvarado es el responsable de toda la política comunicacional que se impulsa desde Carondelet. La publicidad ofensiva en los partidos de fútbol, el manejo de la pauta publicitaria, los comunicados públicos y la interrupción de las señales requieren, en mayor o menor grado, de su visto bueno.

¿Quién es?

El Secretario de Comunicación del Gobierno es hermano de Vinicio Alvarado, secretario de la Administración. Oriundo de Los Ríos. Su familia posee medios de comunicación de alcance regional.

¿Qué hizo?

En esta semana se ha registrado una de las mayores arremetidas del Gobierno con la prensa. Legitimó la campaña de cuñas ofensivas en contra de la prensa que se pautan durante los partidos del Mundial.

¿Qué dijo?

“Que no sea fundamental para el Gobierno (la Ley de Comunicación) no significa que no haya que proponer o defender nuestros puntos de vista, aunque eso es lo que quisieran los negocios de la información”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)