25 de octubre de 2015 12:00

Lucha política sobre Cuba amenaza con dejar a EE.UU. sin embajadora en México

Roberta Jacobson, Secretaria de Estado adjunta para Estados Unidos en América Latina, que lidera las negociaciones con Cuba. Foto: Agencia AFP

Roberta Jacobson, Secretaria de Estado adjunta para Estados Unidos en América Latina, podría ser nominada como embajadora estadounidense en México. Foto referencial: Agencia AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

La oposición de parte del Congreso estadounidense a la política de acercamiento a Cuba puede llegar al punto de afectar a la relación de EE.UU. con México, ya que supone parte de las trabas a la nominación de Roberta Jacobson como embajadora en la capital mexicana.

Dos senadores de origen cubano, el republicano Marco Rubio y el demócrata Robert Menéndez, han mostrado reticencias respecto a la nominación de Jacobson, que fue la jefa negociadora en el restablecimiento de relaciones con Cuba y ejerce desde 2012 como secretaria adjunta de Estado para Latinoamérica.

El voto sobre su nominación se pospuso a comienzos de este mes en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, que retomará el tema probablemente en las próximas dos semanas.

Pero Rubio impuso hace dos semanas un bloqueo temporal sobre la nominación de Jacobson, lo que evitaría que se someta a votación en el pleno del Senado en caso de ser aprobada en el comité.

Menéndez, quien asegura que sus dudas sobre Jacobson no se limitan a la política hacia Cuba, no ha emitido por ahora un bloqueo similar, pero se reserva la posibilidad de hacerlo en un futuro, según indicaron a Efe fuentes de su oficina.

Mientras, Estados Unidos lleva al menos dos meses sin embajador en México, y Jacobson es la segunda candidata que el presidente Barack Obama nomina como embajadora en ese país en apenas un año.

En septiembre de 2014, Obama eligió como embajadora en México a María Echaveste, una exfuncionaria de padres mexicanos, pero ella retiró su candidatura en febrero pasado, después de cinco meses esperando sin éxito una audiencia de confirmación.

En junio, Obama volvió a intentarlo al nominar a Jacobson, una respetada diplomática que se encarga del día a día de las relaciones estadounidenses con Latinoamérica desde el Departamento de Estado.

En la audiencia de confirmación de Jacobson, a mediados de julio, Menéndez le reprochó la "falta de avances" en la solicitud a Cuba para repatriar a Joanne Chesimard, acusada de asesinar a un policía hace cuarenta años en Nueva Jersey, el estado del senador.

El legislador también la acusó de no dar respuestas "honestas" respecto a las sanciones impuestas contra funcionarios venezolanos.

"Tengo preocupaciones sobre su nominación, pero no porque participara en las negociaciones sobre Cuba", aseguró esta semana Menéndez en declaraciones al diario digital Político.
En todo caso, Menéndez es uno de los mayores críticos de la nueva política estadounidense hacia Cuba, junto a Rubio, que además es aspirante a la candidatura republicana a la Presidencia de EE.UU.

El senador demócrata de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores, Ben Cardin, cree que el aplazamiento de la confirmación de Jacobson tiene "todo que ver con la política hacia Cuba", según afirmó esta semana a Político.

El retraso en la confirmación de Jacobson se enmarca en una pauta general de inacción en el Senado ante muchos de los nominados de Obama para encabezar distintas embajadas en el mundo, algo que también explica, probablemente, el hecho de que el mandatario no se haya atrevido hasta ahora a designar a un embajador en Cuba.

"Cuando se retrasa la llegada de embajadores estadounidenses a puestos vacantes, especialmente uno tan importante como el de México, Estados Unidos pierde oportunidades para liderar, relacionarse y llevar a cabo un comercio vital con otras naciones", dijo a Efe una fuente del Departamento de Estado.

La percepción que genera la falta de un embajador "hace que sea mucho más difícil hacer el trabajo que supone la política exterior estadounidense", añadió la fuente, que pidió el anonimato.

Para Michael Shifter, presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, el retraso en la confirmación es "absurdo" y forma parte de un tipo de "juegos políticos" que "no deberían tener lugar en relación con un país tan importante como México".

"Nadie duda de que Jacobson está eminentemente cualificada y sería una embajadora excelente. El vergonzoso espectáculo que rodea su confirmación no ayuda a la relación con México", dijo Shifter a Efe.
Hace apenas unos días, Estados Unidos bloqueó parte de su ayuda a México por las preocupaciones sobre los derechos humanos.

Para Washington es "vital tener allí a Jacobson, alguien con autoridad y estatura, para lidiar con cualquier problema y asegurarse de que las relaciones bilaterales siguen siendo productivas", añadió Shifter.

Además, la relación con México ya ha sufrido un "revés" a raíz de la "fea retórica en la campaña presidencial estadounidense", con los comentarios despectivos del magnate republicano Donald Trump hacia los inmigrantes mexicanos, recordó el analista.

De no resolverse las trabas en el Senado, algo que puede requerir la voluntad política de los dos legisladores de más rango en la Cámara alta, Estados Unidos podría permanecer sin embajador en México hasta que Obama abandone el cargo, en enero de 2017.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)