14 de November de 2009 00:00

Un policía recibió cinco balas tras discusión con otro agente

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

.Redacción Santo Domingo

Los patrulleros de Santo Domingo se movilizaron ayer con las sirenas  encendidas entre la Cruz Roja y el Hospital Gustavo Domínguez. Lo hicieron para llevar pintas de sangre a un agente herido: Alcívar Isidro Montalbán, de 30 años.



Policía en Sto. Domingo
El 4 de agosto,   la Policía de Santo Domingo de los Tsáchilas informó que los cabos Viterbo G., Mario A. y Javier G. eran sospechosos en un caso de secuestro. La Unase los indagó. Incluyó a Víctor A., un ex efectivo policial.
 El 25 de septiembre,  policías de Santo Domingo se enfrentaron con agentes de la  UPC de Carapungo, en Quito. La Comandancia de  Policía indaga el porqué  policías de Santo Domingo actuaron fuera de su jurisdicción.
El 20 de octubre,  17 efectivos de tropa de la Policía Judicial de Santo Domingo de los Tsáchilas fueron removidos a otras plazas. El hecho coincidió con las denuncias de presuntas irregularidades en los casos anteriores.El estado de salud del cabo segundo de la Policía  es delicado. Recibió cinco balazos, tras un confuso incidente con otro agente de la Policía de Santo Domingo.

El hecho ocurrió anteayer, pasadas las 15:00, junto a la cancha deportiva del barrio Girasoles,  en la cooperativa Nuevo Santo Domingo. Ese día, Montalbán tenía  una licencia de  trabajo.

Según sus familiares,   el uniformado aprovechó el día libre para llevar a su hijo hasta la escuela de fútbol que funciona en la ciudadela. Refieren que el pequeño le pidió un refresco y que él cruzó la calle  rumbo a una tienda.

En ese instante,   Gabriel  Ll., también cabo segundo de Policía, pasaba por el  lugar en una camioneta Datsun 1200 de colores blanco y rojo. Los dos gendarmes se conocían y, según
los Montalbán, saludaron amigablemente.

Pero testigos señalan que Gabriel Ll. y Montalbán confluyeron  en los Girasoles y “discutieron”. “Parecía que iban a enfrentarse a golpes”, dijeron vecinos.
 
De pronto, se escucharon  disparos. Montalbán resultó herido:  recibió tres balas  en el abdomen, otra en la pierna derecha (ingresó y salió) y un quinto proyectil  rozó su pecho. El tiroteo hizo que los peatones se arrojaran al piso.

El policía fue trasladado en una ambulancia al Hospital Gustavo Domínguez de Santo Domingo. En el trayecto estuvo acompañado por una prima. “Me agarró un mechón y me dijo: ‘no me dejes morir”, relata la mujer, quien pidió la reserva de su identidad. Pese a la gravedad de su estado, Montalbán llegó consciente al área de Emergencia de la casa de salud.

El uniformado fue intervenido  quirúrgicamente por cerca de siete horas. Desde las 17:30 hasta las 20:00, los médicos trataron de controlar la hemorragia que le produjeron las balas. La operación concluyó a las 02:00 de ayer.

Los galenos informaron que no  fue necesario operar su pierna, debido a que el proyectil que allí impactó no causó lesiones severas en la tibia y peroné.

Por la pérdida de sangre en las primeras horas, otros uniformados participaron ayer en una donación de sangre.  El comandante de Policía de Santo Domingo de los Tsáchilas, Pablo Santos, dispuso que miembros de la Institución ayuden a Montalbán.

La donación fue coordinada por el subteniente Nelson Zapata. En las primeras horas, seis pintas de sangre fueron recogidas. Por esta acción, la madre del herido, Carmen Montalbán, reaccionó con gratitud. La mujer permanecía  junto a su hijo y daba fuerzas a Tania Ortiz, su nuera.

La esposa de Montalbán  tiene ocho meses de embarazo, el tercer hijo del matrimonio.

Investigadores de la Policía Judicial de la provincia  buscaban ayer a Gabriel Ll. Según información de la institución, el policía es oriundo de Quevedo (Los Ríos). Aún no se determina si se trató de un intento de asesinato. Los familiares de Montalbán  presentaron una denuncia en la Fiscalía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)