17 de noviembre de 2014 18:29

Patios de PJ en Guayaquil se descongestionan con chatarrización

Los vehículos son pesados antes de someterlos a su destrucción. Foto: Cortesía Policía Nacional

Los vehículos son pesados antes de someterlos a su destrucción. Foto: Cortesía Policía Nacional

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2

Los patios de retención vehicular de la Policía Judicial (PJ) en el noroeste de Guayaquil cuentan ahora con más amplitud, luego de que se cumple con el proceso de chatarrización de vehículos, motos y accesorios abandonados en las instalaciones de la entidad en todo el país.

A escala nacional la empresa Bioreciclar Cía. Ltda., con sede en Quito, fue la ganadora del concurso para la destrucción de 11 205 entre vehículos y motocicletas; al igual que 7 341 accesorios.

De esta cifra 762 automotores y 556 motocicletas corresponden a la Zona 8 que la conforman Guayaquil, Durán y Samborondón. El Centro de Retención Vehicular se encuentra en la sede de la PJ, en la av. Rodríguez Bonín, junto al puente Portete.

Hasta allí, los últimos 14 meses, ha llegado en promedio cada dos semanas Patricio Q. A él le robaron su vehículo Suzuki Forza color gris, afuera de su casa, en una de las ciudadelas del norte de Guayaquil. “A veces he preferido encontrarlo en los patios de la PJ aunque sea desmantelado pero no he tenido suerte”. Al menos sus esperanzas de encontrarlo no se han perdido pues su auto no está entre los que terminarán en una fundidora.

En el caso del Puerto Principal, el proceso de chatarrización se inició el pasado viernes 7 de noviembre. Desde entonces, maquinaria pesada de la empresa Bioreciclar trabaja en el sitio caracterizado por ser ‘cementerio de automotores abandonados muchos de ellos en medio de maleza y monte, en su mayoría destrozados, con evidente muestra del paso del tiempo. Hasta el último viernes se había cubierto poco más del 75% del proceso.

El proceso
Previo a su destrucción, cada vehículo es levantado para ser pesado pues el precio por tonelada es de USD 165. Luego la maquinaria, con un enorme brazo, se encarga de dejar literalmente aplastado al automotor para luego ser embarcado en un camión para ser trasladado para su fundición.

En su visita a Guayaquil para inspeccionar los trabajos, Giovanni Ponce, jefe de planificación de la Dirección Nacional de la Policía Judicial, explicó que la empresa encargada –escogida de entre un sinnúmero de empresas calificadas por el Mipro- tiene un plazo de 52 días para realizar los trabajos en los 76 patios de retención que existen en el país. “Es la empresa que mejores condiciones ofrecía para este proceso”.

Los automotores y accesorios abandonados que entraron al proceso de chatarrización son los que, en el caso de Guayaquil, se encuentran desde el año 2000 hasta diciembre del 2011 sin que exista una causa activa o persona que lo reclame.

Explicó que quienes se sientan con derecho a reclamar un vehículo, sea auto o motocicleta, lo pueden hacer a partir de los ingresados a los patios de la PJ a partir de enero del 2012.

Por ello, la institución trabaja de manera conjunta con otras entidades para lograr una ágil e inmediata devolución de los automotores que ingresen a sus instalaciones en todo el país. La coordinación es con los Ministerios del Interior y Justicia, Consejo de la Judicatura, Fiscalía del Estado, Servicio de Rentas Internas, Agencia Nacional de Tránsito.

Adicionalmente, la Policía Judicial Zona 8 procedió a la destrucción de varios bienes retenidos por comercialización ilegal y de bienes muebles perecibles incautados en operativos Anticachinerías. Lo hizo en base a lo dispuesto por Marcela Ortega, jueza de Contravenciones de la Unidad Judicial Penal Sur.

Laptops y otros artefactos, incautados en operativos anticachinerías, también serán sometidos a proceso de destrucción. Foto: Cortesía Policía Nacional

Laptops y otros artefactos, incautados en operativos anticachinerías, también serán sometidos a proceso de destrucción. Foto: Cortesía Policía Nacional

Estos bienes cumplieron los 90 días reglamentados en los que nadie los reclamó por lo que entraron al proceso de destrucción según la ley. Este procedimiento está a cargo de la compañía Recynter S. A. e incluye entre otros laptops, teléfonos celulares, computadoras, televisores, radios, bicicletas, llantas, electrodomésticos, armas, ropa…

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)