12 de abril de 2017 06:59

La policía estudia la pista islamista en las explosiones de Dortmund

Policías brindan seguridad en la entrada principal del campo de entrenamiento de Dortmund en Brackel antes de la practica del 12 de abril de 2017, un día después del ataque al autobús del equipo Borussia Dortmund. Foto: AFP

Policías brindan seguridad en la entrada principal del campo de entrenamiento de Dortmund en Brackel antes de la practica del 12 de abril de 2017, un día después del ataque al autobús del equipo Borussia Dortmund. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

La policía alemana estudiaba este miércoles, 12 de abril, la posibilidad de que las tres explosiones que se produjeron el martes por la noche cerca del autobús donde viajaban los jugadores del Borussia Dortmund estén relacionadas con el islamismo.

El equipo, que regresó a los entrenamientos este miércoles, aseguró que no cederá al “terrorismo”.

“Acabo de llamar al equipo en el vestuario, quiero que muestre a la sociedad que no cederemos frente al terrorismo”, señaló el director general del club Hans-Joachim Watzke en Twitter.

Por su parte el presidente del club Reinhard Rauball anunció que la operación de Marc Bartra, el jugador español herido el martes en el ataque, concluyó con éxito

“Nos han informado de que todo finalizó con éxito”, aseguró el dirigente a la televisión N-TV, acerca de la intervención que sufrió Bartra en su muñeca derecha, dañada por los cristales rotos tras las explosiones.

Según el periódico Süddeutsche Zeitung, las cadenas WDR y NDR, una carta encontrada en el lugar reivindica lo ocurrido “en nombre de Alá” y habla de la participación de Alemania en la coalición contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) así como del atentado en diciembre contra un mercado navideño en Berlín.

Según Süddeutsche Zeitung, los investigadores siguen siendo prudentes porque “es posible que los que cometieron el acto quisieran crear una pista falsa”.

Los investigadores están analizando una carta de reivindicación encontrada en el lugar pero no revelaron su contenido.

Según la agencia de prensa alemana DPA existe otra reivindicación del ataque que circula en internet y que se atribuiría un movimiento antifascista.

El martes hacia las 19:15 estallaron tres explosivos al paso del autobús que llevaba a los jugadores al estadio de la ciudad para disputar un partido de cuartos de final de la Liga de Campeones contra el Mónaco.

Las explosiones rompieron una ventana del vehículo. El defensa español Bartra resultó herido en la muñeca y tuvo que ser operado. Otro policía que escoltaba el autobús en una moto también resultó herido con un traumatismo sonoro.

La policía indicó que las cargas explosivas estaban probablemente escondidas en un arbusto.

La UEFA, tras acordarlo con ambos equipos, decidió que el partido Borussia-Mónaco se jugará finalmente este miércoles a las 18:45.

Tras la explosión los seguidores de ambos equipos abandonaron el estadio sin incidentes. Los cerca de 3.000 hinchas del Mónaco presentes en el recinto gritaron “ ¡Dortmund, Dortmund! ” y cantaron La Marsellesa, aplaudidos por el público.

Las medidas de seguridad en la ciudad se reforzarán este miércoles alrededor del estadio. Desde el atentado de diciembre pasado contra un mercado navideño en Berlín, en el que un vehículo arrolló a la muchedumbre dejando 12 muertos y 48 heridos, las medidas de seguridad en Alemania son muy altas.


Refuerzo policial 


Este miércoles el entrenador del Dortmund, Thomas Tuchel, tenía previsto reunir de nuevo a sus jugadores, que el martes por la noche volvieron a casa.

“Nos podemos imaginar cómo han dormido”, dijo el miércoles el presidente del club, Reinhard Rauball. “Evidentemente se trata de una situación muy difícil, el equipo no la había vivido nunca. Pero sin embargo creemos que el equipo dará lo mejor de sí mismo”.

El Dortmund, cuarto en la Bundesliga, y el Mónaco, líder de la liga francesa, son dos equipos comparables, ambos con talentos jóvenes y un fútbol ofensivo y rápido.

El ataque contra el autobús ha obligado a reforzar la seguridad del partido Múnich-Real Madrid previsto este miércoles en el Allianz Arena de la ciudad bávara.

La seguridad ha sido reforzada y según el periódico Bild unos treinta policías con chaleco antibalas vigilan el hotel de los jugadores del Real Madrid. Los autobuses de los equipos están aparcados en un lugar seguro.

El duelo entre ambos se presenta con muchos alicientes por tratarse de dos gigantes del fútbol mundial, pero sobre todo por el enfrentamiento entre los dos entrentadores, Zinedine Zidane y Carlo Ancelotti.

El equipo español contará con un trío formado por Bayle, Benzema y Ronaldo. El portugués, ganador de cuatro balones de oro y mejor goleador de todos los tiempos en la Liga de Campeones con 96 tantos quiere alcanzar los cien.

Por su parte el Múnich no sabe todavía si podrá contar con Robert Lewandowski, que tiene una pequeña lesión en el hombro. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)